zapatos de jazz

El protagonismo de los zapatos de jazz y sus características

1193

Los zapatos de jazz son utilizados fundamentalmente en la danza jazz, aunque, dada su flexibilidad y comodidad, también suelen ser empleados en otros variados tipos de danza.

Se distinguen dos grandes clases de zapatos de jazz, de suela entera y de suela dividida. Los primeros ayudan a desarrollar la fuerza y los músculos del pie, mientras que los segundos son más flexibles, al tiempo que enfatizan el arco y la línea del mismo.

Principales características de los zapatos de jazz

Los zapatos de jazz con tacón suelen ser de cuero. Algunos de ellos presentan también almohadillas de goma en la puntera, diseñadas especialmente para permitir las breves elevaciones, sobre puntas, que hacen los intérpretes.

El calzado tradicional de jazz ofrece un cierre de cordones, de modo de garantizar el ajuste perfecto. Los más modernos, también, presentan una hebilla adaptable. Su suela, de goma o cuero, brinda tracción y permite la amortiguación del pie en cada movimiento. Los tacones más gruesos, por su parte, hacen posible una mejor absorción de los impactos.

Su color suele ser canela o negro. Además, algunos modelos cuentan con un parche de gamuza en la parte delantera de su suela para facilitar los giros. Otros presentan un panel flexible en los costados, para brindar justamente una mayor flexibilidad.

Como mencionamos, cuando se trata de potenciar dicha flexibilidad los zapatos de jazz de suela dividida son los indicados. Diseñados especialmente para esta clase de baile, se contraen ante el contacto con el piso y permiten un fuerte agarre al mismo.

En cambio, los zapatos de jazz de suela entera presentan una base de goma continua. Son de un estilo más estructurado y no permiten la misma flexibilidad que los de suela dividida.

¿Cómo saber cuáles son los zapatos de jazz adecuados?

Un zapato de baile es el adecuado cuando permite que el intérprete se sienta libre durante los movimientos y seguro en la pisada. Para ello, su diseño y material debe habilitar tal equilibrio entre el agarre y el deslizamiento.

En busca de estas características, cuando se trata de elegir zapatos de jazz, es imprescindible encontrar el par que se ajuste a cada pie de forma perfecta. Si bien deben quedar, en parte, ceñidos al mismo, es importante que el calzado no genere molestias o provoquen daños. Con el uso, asimismo, estos tienden a estirarse y moldearse, adaptándose aún más a las líneas de cada pie.

En este sentido, el calzado de jazz debe brindar al intérprete elegancia, comodidad y seguridad. De acuerdo al nivel y exigencia en el rendimiento, puede ser necesario un par diferente. Por lo que siempre es aconsejable realizar una consulta con un instructor al momento de comprar un nuevo par.

Cuando bailamos, nuestros pies están expuestos a numerosas situaciones de estrés articular, muscular y óseo que pueden ocasionar dolor o lesiones. En efecto, los pies se componen de numerosos huesecillos, articulaciones, tendones, músculos y ligamentos, que entran en acción al momento del baile y que deben ser cuidados y contenidos por el calzado pertinente.

Con el paso del tiempo, los modelos de zapatos de jazz disponibles se han complejizado, buscando satisfacer todas las necesidades de los intérpretes y responder a las exigencias de sus movimientos. Marcas como Hardance cuentan con modelos de significativa calidad, especialmente diseñados para asegurar tanto el cuidado como el desempeño.

Te puede interesar leer: ¿Qué Es Un Leotardo De Danza?