Una beba de solo 10 semanas murió sofocada en un auto

364

Otro bebé murió encerrada dentro de un vehículo en Estados Unidos. Ahora, la que falleció es una beba de sólo 10 semanas, sofocada dentro de un auto caluroso en Missouri, informaron autoridades

Los hermanos de la beba la hallaron el sábado en el parque de casas rodantes Parkwood Lake Estates en Cape Girardeau, a unos 160 kilómetros al sur de San Luis, reportó el diario Southeast Missourian. La pequeña fue dada por muerta en el hospital.

El nombre de la chiquita no fue divulgado. Se le practicó una autopsia y se determinó que la hipertermia fue la causa de muerte. La hipertermia ocurre cuando el organismo absorbe más calor del que puede procesar, y sus órganos se atrofian. La temperatura en Cape Girardeau el sábado fue de 33 grados centígrados. Hasta ahora nadie fue detenido, pero la Justicia inició una investigación.

Estos casos no son infrecuentes. Hace un mes, un bebé de 17 meses también fue encontrado muerto en el auto familiar, en un estacionamiento en Florida. Pasó ocho horas al sol, con temperaturas de hasta 35 grados.

La madre declaró que estaba convencida de que había dejado a su hija en la guardería antes de ir a trabajar, pero en realidad la había dejado en el asiento trasero. Y la semana pasada, en España, una beba de diez meses falleció después de que su abuelo la olvidara en el auto.

En otro hecho, un bebé murió en un auto: su mamá creía que lo había dejado en la guardería

Se conoció que pasó ocho horas en el auto, con temperaturas de 35 grados. La explicación de su madre sobre la tragedia.

La madre del bebé de 17 meses que murió en un auto por golpe de calor el viernes en Florida, Estados Unidos, declaró que en realidad no se olvidó a Eli en el estacionamiento durante 8 horas. Dijo que creyó que lo había dejado en la guardería y fue a cumplir su turno en el Memoria Hospital Pembroke.

Después de terminar su día trabajo, Emily Bird “fue a la guardería, donde creía que lo había dejado esa mañana”, dice el informe de la Policía. “Al ser informada de que nunca había llegado a la instalación, comenzó a darse cuenta de lo que había ocurrido”.

Bird, de 34 años, manejó de regreso con el bebé al hospital donde trabaja y el personal médico comenzó a realizar maniobras de resucitación al bebé. También quedó registrada la llamada al 911 donde un hombre advierte que necesitan una ambulancia porque “la madre entró con su hijo en brazos, que está azul y no respira”.

Eli fue trasladado a un hospital de mayor complejidad, y allí quedó registrado que llegó muerto.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *