Tecnología robótica atrae la atención de niños autistas

439

Los robots NAO están logrando una mayor aceptación en varias escuelas de Europa y Estados Unidos, especialmente en aquellas donde asisten niños con autismo, pues son considerados como sistemas que han servido para estimularlos de la mejor manera posible, con juegos y actividades que les resultan placenteras.

NAO es un robot humanoide desarrollado por la compañía francesa Aldebaran Robotics, que está siendo respaldada por el grupo Softbank, de acuerdo a la información de Carl Clement, creador de la empresa Emotion Robotics, quien además trabajó en el referido proyecto robótico junto a Karen Guldberg, integrante del Centro de Educación e Investigación en Autismo de la Universidad de Birmingham, Inglaterra.

Aldebaran decidió invertir en programas especiales para autismo a partir de la experiencia de una madre, que había llevado a su hija autista de dos años a una feria de ciencia. Ella se sorprendió al ver cómo la niña interactuaba con los robots en el stand, y relató al personal de la empresa que jamás había visto a su hija responder de esa manera”, comentó Guldberg.

Alegó que esa “conexión” entre los niños autistas y los robots NAO se debe a muchas razones: “La tecnología en general, y los robots en particular, pueden motivar a los niños. La tecnología es predecible y eso puede ayudar a los niños autistas. Los humanos se comunican usando diferentes expresiones faciales, gestos y lenguaje corporal, pero cuando el niño interactúa con un robot no tiene por qué enfocarse en tantas modalidades al mismo tiempo”, explicó Guldberg.

Por su parte, Carl Clement destacó que “los robots NAO nunca juzgan. Si un niño se equivoca, a NAO no le importa y eso ayuda a que el niño tenga más confianza para experimentar con diferentes formas de interacción social sin sentirse desalentado. Aprender con una tableta o computadora normal puede ser una actividad muy solitaria, pero con los NAO se logra alentar a los niños autistas a trabajar en pequeños grupos y colaborar“.

 Experiencia en escuelas de Inglaterra

Uno de estos “milagrosos” robots ha tenido una destacada actuación en la institución “Priors Court” de Inglaterra, fundada por la empresaria Stephanie Shirley tras la muerte de su hijo autista a la edad de 35 años. En esta escuela se atienden a chicos (as) con autismo severo ayudándose ahora con este tipo de robots que les impulsa en su desarrollo físico, mental y emocional.

“No todos los niños responden al robot, pero los que sí lo hacen se relacionan verdaderamente con él. He visto como un niño profundamente autista se despedía del robot con un beso. Y hablamos de un niño que normalmente no quiere besar ni a su madre. Él les ofrece a los niños consistencia, repite todas las veces que sea necesario sin cansarse, y el aspecto mecánico es muy atractivo para ellos. Son una buena herramienta de apoyo para los maestros”, dijo Shirley.

Los desarrolladores del robot NAO aseguran que los precios por cada unidad han bajado considerablemente, de 14000 dólares a casi 7000 más otros 1000 por la incorporación del software especializado para casos de niños autistas, y aun cuando no tienen pedidos para América Latina -a la fecha- no dudarán en prestar su apoyo a las escuelas que necesiten de esa asistencia robótica tan peculiar.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *