Taylor Swift ganó demanda contra locutor por acoso sexual

65

La cantante norteamericana Taylor Swift logró ganar el juicio contra el locutor David Mueller, quien según le manoseó el trasero durante un penoso encuentro en el año 2013. La sentencia final de este caso terminó condenando a Mueller, situación que Swift deseaba más que nada, no para recibir compensación monetaria sino para servir de ejemplo a otras mujeres que han debido soportar delitos de acoso sexual sin obtener la justicia que merecen.

Un jurado de Denver, Colorado, en Estados Unidos consideró que Mueller atentó contra la integridad física de Taylor Swift, quien fue la única víctima de sus “manos sueltas”. Al parecer, la popular cantante sólo pidió a cambio un dólar como indemnización, pues el “pago moral” ya se habría cumplido en su totalidad. Dicho jurado, también falló a favor de la madre de Swift, Andrea y uno de sus representantes legales, Frank Bell, quienes ejecutaron la demanda contra de Mueller.

Al momento del “manoseo”, éste último trabajaba en la estación KYGO-FM, por cuanto justo después de conocerse sus terribles acciones fue despedido casi de inmediato, obligándolo a volcar su “furia” hacia Swift, un movimiento que muchos consideraron estúpido, cínico y fuera de lugar, por haber sido él mismo quien provocó su declive ante el gremio.

Sin embargo, continuó estudiando la posibilidad de contrademandar a la famosa cantante, como bien lo logró hace varias semanas, aunque el juez William Martínez desestimó la causa donde pedía tres millones de dólares por pago. Al conocerse el veredicto, Swift dio las gracias al juez, a su equipo de abogados y a todas las personas que han pasado por situaciones similares a la suya.

“No es algo que se inventó. Fue un acoso sexual. Fue definitivamente un manoseo, uno muy largo. Y sí, fue intencional. Se quedó agarrado a mi trasero. Noté como me agarraba el trasero por debajo de la falda”, describió la cantante de 27 años sobre el problema con el locutor de 55 años, que ahora deberá asumir esa mancha imborrable en su hoja de vida.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *