Stonehenge es un misterio de piedra con más de 5.000 años

304

Stonehenge es un misterio de piedra con más de 5.000 años. Un conjunto de bloques de roca, a 130 kilómetros de Londres, del que poco se sabe, conserva intacto su misticismo y atrae a un millón de visitantes por año.

Son miles de años los que nos separan de ese mundo prehistórico. Se sabe que en el 3.400 a.C. cavaron una fosa para marcar el terraplén. Y que 400 años más tarde levantaron las piedras del círculo exterior. Para ponerlo en contexto histórico, esto es anterior a las pirámides de Egipto y la invención del alfabeto.

Pero cuando se empezó a creer que se podía ubicar en el tiempo, nuevas excavaciones en 2008 revelaron la existencia de cuatro pozos con fragmentos de carbón de pino del año 8.000 a.C. y huellas del período romano. Está claro que hubo vida antes y después de su período principal.

Mientras tanto, las preguntas básicas que el hombre del siglo XXI se repite son las mismas: ¿quiénes fueron, cómo lo hicieron y por qué? Una paradoja del mundo actual es que se puede comprar una entrada por Internet, solicitar audio guías en diferentes idiomas y bajar la aplicación gratuita Stonehenge Audio Tour al teléfono móvil. Pero no es posible responder esas preguntas.

Sarsen es un tipo de piedra arenisca, parecida al granito, y es una de las más duras. Es inimaginable el tiempo que habrán invertido en esculpir cada una antes de levantarlas y encajarlas.

Hoy el paisaje de Stonehenge está incompleto. Las ruinas que se ven son resultado de diferentes etapas de construcción y restauración. Se sabe que en la Edad de Bronce algunas partes fueron removidas y que con el tiempo otras cayeron. Que durante la Edad Media sufrió un gran deterioro y con la recuperación, que empezó en 1919 y terminó en 1964, algunas piezas volvieron a su lugar.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *