Séptima temporada de GOT arrancó con inolvidable capítulo

200

La serie televisiva número uno en el mundo “Game of Thrones” -catalogada así por los mejores críticos del entretenimiento-, volvió por la puerta grande este domingo para presentar su séptima temporada, con un episodio titulado “Rocadragón”, que sin decepcionar siquiera un poco, despejó el camino hacia su inminente final a cumplirse en el 2018.

Este hecho que tiene a su fiel fanaticada muy ansiosa y me atrevería a decir que hasta nerviosa, por cuanto desde el inicio se le consideró como uno de los mejores shows en toda la historia de la televisión estadounidense. Sus niveles de audiencia e innumerables premios obtenidos así lo confirman.

Pero volviendo al episodio de ayer, hay mucho que comentar sin hacer tanto spoiler, para aquellos que aún no lo han visto. Se los prometo.

Muchas tramas interesantes conforman este capítulo, empezando por el camino que ha tomado Arya Stark (Maisie Williams) para efectuar una terrible venganza por el crimen contra sus padres y hermanos.

En esta ocasión, la vimos llevarse toda la atención de los espectadores por cómo ha evolucionado de ser una chiquilla sin maldad a convertirse en una asesina despiadada, casi sin sentimientos.

Observamos también lo que ha pasado con Cersei (Lena Headey) y cómo ha enfrentado la muerte de su último hijo, Tommen (Dean-Charles Chapman), luego de que él tomara la decisión de suicidarse.

En esta secuencia, nos encontramos con Euron Greyjoy (Pilou Asbaek), quien le propone matrimonio -no por amor claro está-, pero ante la negativa de la actual reina, buscará la forma de convencerla ayudándose de un particular “regalo”.

En el norte hubo un inusual choque de poderes entre Jon Snow (Kit Harington) y Sansa (Sophie Turner) frente al grupo de señores que lo apoyan como su nuevo rey, aunque se desconoce qué tan largo sería su mandato.

En este punto no se puede obviar al siempre impredecible Littlefinger (Aidan Gillen), que no está convencido sobre la escogencia de Snow como líder de la casa Stark.

Quizás lo más esperado fue la llegada de la Madre de Dragones, Daenerys (Emilia Clarke), junto a Tyrion Lannister (Peter Dinklage), que si bien no requirió de muchos diálogos, sus miradas y expresiones fueron suficientes para decir: Por fin regresamos a casa. Tal vez en seis días más la participación de esta dupla tenga mayor sustancia.

Dato curioso
El cameo del cantante británico Ed Sheeran fue uno de los más comentados en las redes sociales, y por el que muchas de sus fanáticas aguardaron para ver esta nueva temporada.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *