Ranking de países con armas cibernéticas

372

Los ataques cibernéticos son cada día más comunes. Parece ser un nuevo “espacio de guerra” que aunque es virtual puede afectar, en gran medida, al mundo real.

La carrera cibernética no consiste sólo en tener herramientas, sino también estrategias para espiar, censurar y ganar fuerza en el ciberespacio.

Actualmente se habla de los países que tienen armas cibernéticas, pero Karl Greenfield, director de seguridad informática de Capital Networks Solutions -una organización con sede en Cardiff, Reino Unido-, sostiene que es más adecuado hablar de capacidades cibernéticas.

En este sentido, dice que hay que distinguir dos tipos de capacidades cibernéticas: ofensivas y defensivas.

Las capacidades ofensivas incluyen cibervigilancia y métodos de hackeo para interrumpir o destruir sistemas así como los gusanos informáticos para replicar malware (programas maliciosos), una de las tendencias actuales que ha regresado tras 10 años de ausencia.

Y las defensivas están relacionadas con métodos robustos para prevenir ataques y respuestas flexibles a incidentes, como el despliegue inmediato de cuerpos especiales.

¿Qué países lideran este mercado cibernético?

Rusia y a Estados Unidos están en el tope, seguidos por China, Israel, Irán y Reino Unido.

Los líderes tienen fuertes capacidades ofensivas desde una perspectiva gubernamental, militar y de seguridad que incluyen todavía capacidades humanas y ambas naciones han invertido sumas considerables sobre el terreno en este sector.

Destacan las capacidades de hackeo que Rusia ha desarrollado en los últimos años y que se pusieron de manifiesto en la polémica por la supuesta intervención en las elecciones estadounidenses.

Por su parte, China e Irán tienen como prioridad en sus agendas la censura de Internet, por lo que ejercen mayores controles estatales nacionales. Un ejemplo de ello es un grupo que se hace llamar Ejército Cibernético Iraní -según varios expertos, conectado al gobierno, aunque no de manera oficial- que ha reclamado la autoría de varios ataques contra Baidu (compañía de Internet en China) y Twitter.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *