¿Qué es un mapa de inteligencia y cómo puede ayudar a mejorar nuestro neuroliderazgo?

189

Las neurociencias engloban un conjunto de estudios dedicados a obtener información valiosa de nuestro cerebro y de cómo actúa frente a diferentes estímulos, pero también son usadas para mejorar considerablemente nuestra capacidad de convertirnos en líderes en nuestros trabajos a través de los avances en neuroliderazgo

En ese sentido, el experto en neurociencias, Néstor Braidot nos explica a profundidad qué es el neuroliderazgo y los beneficios del neuroliderazgo a través de un mapa de inteligencia.  

“Un mapa de inteligencia es un gráfico con una red de relaciones que emula las conexiones neuronales del cerebro. Se va creando mediante un conjunto de asociaciones espontáneas que vamos realizando a partir de un concepto que suscita la fluidez de ideas”, dice Braidot.

Además, el investigador pone como ejemplo un equipo de trabajo focalizado en la generación de negocios vinculados con el servicio turístico, en donde la palabra “placer” o una imagen que simbolice este concepto puede actuar como estímulo inicial. En una clase de Economía en la que se apliquen técnicas de neuroaprendizaje, la palabra “racionalidad” cumple el mismo objetivo. En un grupo de creativos publicitarios trabajando en un comercial sobre jugo de manzanas, el término “natural” puede ser el punto de partida.

A nivel individual, estos mapas son extraordinarios para fijar conceptos, por ejemplo, mientras se toma nota en una clase, se prepara una conferencia o se estudia un tema en particular. 

También lo son para preparar cualquier tipo de exposición, como un informe sobre abordaje de nuevos mercados o describir el concepto de un nuevo producto o servicio en una presentación.

“En todos los casos ocurre lo mismo: a partir de un disparador inicial, se produce una conexión neuronal que provoca una multiplicación de asociaciones, consecuentemente, la formación de nuevas redes o la modificación de las existentes en el cerebro, facilitando el alcance de los objetivos y las metas”, resalta Néstor Bradiot.

De igual forma, el también catedrático afirma que “lo que se pretende con esta técnica es trabajar con un sistema que reproduce la configuración de las redes neuronales, y ello debe hacerse en un ámbito que inhibe comentarios críticos o pensamientos negativos dado que éstos pueden afectar la fluidez de ideas”. 

De la capacidad de asociación que permiten los mapas de inteligencia se derivan el pensamiento irradiante, siempre presente en los procesos en los que es necesario “irradiar”, es decir, mover la mente en diversas direcciones a partir de un centro determinado. 

Alcances y efectividad de los mapas de inteligencia en las organizaciones que trabajan con neuroliderazgo

Braidot asegura que los mapas de inteligencia son tan efectivos a nivel individual como grupal. En el segundo caso ya no escuchamos solamente nuestra propia voz. Prestamos atención a sentidos mucho más profundos que nos permiten descubrir, percibir, las expresiones de los otros y, paralelamente, aplacar la ansiedad de expresar lo nuestro. 

De este modo se genera una conciencia de pensamiento grupal que favorece tanto la interacción como sus resultados.

Para sintetizar la idea, el experto en neuroliderazgo subraya:

“Si estamos solos, nuestro cerebro trabaja generando asociaciones riquísimas de ideas. Pero si por el contrario el trabajo es compartido, el  aporte de cada uno de los integrantes genera una mecánica de funcionamiento sinérgica que mejora sustancialmente los resultados del conjunto”, aclara Braidot.

Asimismo, reitera que a nivel individual, toda persona que comience a utilizar estos mapas observará efectos positivos en el corto plazo. Por ejemplo, si tiene dificultades para fijar lo que ha escrito durante una reunión o una conferencia, notará que con esta técnica mejora su memoria.

Por otra parte, tomar notas en forma tradicional (lineal) requiere demasiado tiempo, porque la mayoría de las personas escriben muchas palabras. Al utilizar mapas de Inteligencia dicho tiempo se reduce.

“Los mapas de inteligencia tienen múltiples y eficaces aplicaciones, por ello, constituyen una herramienta cuya utilización recomiendo efusivamente, no solo por mi experiencia personal altamente positiva, sino también por los excelentes resultados que han obtenido todas las personas que los han incorporado”, certifica Braidot.

Si te atrae este tema te invito a que te inscribas en mi posgrado de neuroliderazgo

¿Te interesa este tema? Puedes conocer  más con el Diccionario de las Neurociencias Aplicadas