Pueblo histórico de Ischilín

605

El pueblo histórico de Ischilín está ubicado unos 120 kms. al norte de Córdoba, en el camino entre Deán Funes y Capilla del Monte. Su mayor atractivo es que se conserva casi como hace 400 años, especialmente su iglesia de 1730, la única en Sudamérica que los jesuitas construyeron sin participación de esclavos.

Todo comenzó como una encomienda indígena que Luis Jerónimo de Cabrera le concedió a Miguel de Ardiles. Muy pronto, en la época colonial, Ischilín jugó un importante rol en el Camino Real como paso alternativo hacia el Alto Perú.

El algarrobo de la plaza está en pie desde hace unos 400 años y fue testigo del momento en que Facundo Quiroga fue advertido que podía sufrir una emboscada, la cual tuvo lugar a 80 km. de allí, el 16 de febrero de 1835, en Barranca Yaco.

La Iglesia de Nuestra Señora del Rosario fue construida en 1706 y consagrada en 1730. A 4 kms. del pueblo, en el paraje Loza Corral, se encuentra la casa en la que vivió el pintor Fernando Fader, cuya residencia se ha transformado en un atractivo museo. Su nieto, Carlos Fader, fue quien se ocupó de restaurar buena parte del pueblo y abrió al público la posada La Rosada, que hoy está en manos de Ignacio Castro.

Gracias a la inversión de capitales privados, en Ischilín, se restauraron antiguos edificios de alto valor histórico, cercanos a la Plaza Central. Las casas de adobe y las calles de tierra hacen de este poblado una postal imperdible de la antigua vida colonial, que permite al visitante descubrir la historia viviente del norte cordobés.

Ischilín tiene hoy abiertas las puertas de su Pulpería y el Juzgado de Paz, que fueron totalmente restaurados y pintados con los mismos colores de hace siglos atrás.

Cada rincón de este pueblo guarda un pedazo de historia, por lo que su recorrido se torna fascinante y muy atractivo.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *