Probá el dulce de leche en una de las mejores heladería del mundo

445

La heladería Cadore, con 60 años de tradición Argentina, está catalogada como una de las mejores diez del mundo entero, según National Geographic. Destaca que esta organzacón, se dedica a establecer ranking y récords, de diversas temáticas, entre ellos, mejores restaurantes, rutas de senderismo y hasta mejores destinos, en esta búsqueda incansable de lo mejor, el helado porteño, dio la talla.

Por ello, no debe perder la oportunidad de disfrutar las delicias que se ofrecen en esta heladería, tal reconocimiento lo obtuvo la heladería Cadore en el año 2017, en el libro “Food Journeys of a Lifetime”. Por tanto, esta heladería se encuentra ubicada en la avenida Corrientes con Rodríguez Peña. Según los especialistas, este galardón lo obtuvo, por producir el mejor helado de dulce de leche del mundo entero.

Esta heladería fue inaugurada en 1957, en un pequeño local que elabora helado diariamente, fue fundada por un italiano que arribó a Argentina en 1946, de sus recetas, el más emblemático, el helado de dulce de leche, es realizado con la receta tradicional, cocinando la leche a bajo fuego durante muchas horas, así mismo ofrecen helados de sabores corrientes y especialidades como chocolate amargo, maracuyá, menta y jengibre y limonada.

Vale resaltar que en Buenos Aires, muchas heladerías se disputan los primeros puestos, debido a la calidad y originalidad de los productos que en ellas se expenden. Del famoso ranking del que forma parte Cadore destaca, Estados Unidos con Capogiro Gelato en Philadephia, Ted Drewes Frozen Custard de St. Louis y Bombay Ice Creamery, ubicada en San Francisco. Como una interesante curiosidad, resalta que la Capogiro Gelato, usa ingredientes frescos y leche de vacas que se alimentan con pasto amish, garantizando productos libres de abonos y químicos.

En la lista también se encuentran Bombay Ice Creamery, Devon House en Jamaica, Ice Cream City en Tokio, Glacé en Sydney, A’Jia Hotel en Turquía, Vaffelbageriet en Dinamarca y perché No en Italia.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *