¿Por qué tenemos la costumbre de brindar?

156

Según la Real Academia Española (RAE), la palabra “brindar” proviene del alemán “bring di’s” (yo te lo ofrezco), pero mucho antes de que este término fuese acuñado como tal por la academia, ya existía un ritual muy parecido al que conocemos actualmente.

Brindar es una costumbre que se tiene en muchos países al momento de realizar alguna celebración, lo más común es beber champaña o vino, por supuesto, no sin antes alzar y entrechocar copas. Pues bien, esta práctica tiene su origen en la antigua Grecia, cuando se realizaba para asegurar entre invitados y anfitriones que la bebida no estaba envenenada. 

La forma más fácil de eliminar a los enemigos era envenenándolos, por ende, cuando se realizaba alguna ceremonia o celebración, el anfitrión de la misma alzaba su copa y bebía el vino antes que nadie para demostrar que era de buena calidad y que no tenía veneno alguno.

Así como el anfitrión del banquete o fiesta era quien primero probaba el vino, entre los comensales, sobre todo nobles y monarcas, el gesto de entrechocar las copas también era símbolo de confianza, ya que el líquido pasaba de una copa a otra, dejando claro que la bebido no estaba envenenada y que en caso de que lo estuviese, pues afectaría a ambas personas.

Más adelante, el término brindis se utilizó por primera vez en el siglo XVI, cuando las tropas de Carlos V saquearon y tomaron de forma victoriosa la ciudad de Roma al momento de ganar la batalla contra su oponente; como muestra de arrepentimiento y a manera de disculpas por los saqueos, los mandos militares alzaron sus copas de vino como un acto casi religioso, ofreciéndole de cierta manera el vino a Dios mientras decían “bring di’s”.

Y así es como comenzó todo este ritual que, en la actualidad, es sinónimo de buenos deseos y salud.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *