Polémico letrero de baños para “uso exclusivo gay”

1866

Las alarmas se dispararon una vez más, cuando fue publicada la imagen de un letrero de sanitarios en un hotel de Italia, donde se diferencia su uso entre damas, caballeros y personas gays. El hecho de que se piense en separar los baños de personas heterosexuales y homosexuales, resultó más que indignante para la comunidad LGTB del mundo.

De alguna manera la imagen se viralizó, provocando reacciones encontradas en quienes la observaron. La foto muestra la popular señal de baño masculina, que usa una figura parecida a la clásica galleta de jengibre.

Para los sanitarios de mujeres, estaba la forma básica de la figura femenina (con vestido por supuesto), y para un tercer baño se quiso representar a los “gays” con una figura masculina “afeminada”, que tenía una mano cerca de su cuello mientras hacía una pose sugerente.

No conforme con lo anterior, el color de los letreros avivó aún más las reacciones negativas, puesto que para la imagen de los gays se usó una especie de degradé rosa desde su cabeza hasta llegar al azul de sus pies, suponemos que para indicar un estado de “indefinición”, totalmente fuera de lugar.

“No podemos creer que ese tipo de situaciones aún sigan ocurriendo. Es alucinante que en el 2017 todavía se den estos casos, donde hay una gran confusión entre la identidad de género y la orientación sexual, y se hace una ostentación engañosa y homofóbica así en lugares públicos, lo cual no hace sino humillar y provocar dolor a la gente”, destacó un comunicado de la comunidad LGTB, respecto al caso.

Por el contrario, y en su defensa, la propietaria del recinto hotelero declaró que ese letrero estaba allí desde antes de que ella heredara el lugar, pero que fue “escondido” bajo un poster, por lo que “alguien tratando de hacer una mala publicidad del establecimiento, debió quitarlo y tomarle la foto”.

“Tal vez cometimos el error de no haber quitado eso en su momento. Hace unos días no se veía. Esto es un gran alboroto que surgió de la nada”, indicó la propietaria ante los medios de prensa.

Pero, más allá de que exista o no una “clasificación” de ese estilo, perturba el hecho de tratar de minimizar lo evidente: La tergiversación de la imagen de quienes pertenecen a la comunidad gay, por asociarlos con seres “mentalmente inestables, enfermos y depravados” que según no deberían tener los mismos derechos que el resto de la población, traduciéndose esto en una clara discriminación que seguirá por más tiempo, hasta que veamos la realidad tal y como es.

Así lucía, originalmente, el letrero de baños