Papa Francisco admite y condena abusos sexuales en la Iglesia

261

Tras conocerse un informe del estado de Pensilvania en los Estados Unidos que involucra a 300 sacerdotes en el abuso sexual de al menos mil niños y adolescentes, el Papa Francisco ha salido al frente de este escándalo, admitiendo los hechos y pidiendo condena para los responsables.

A través de una carta dirigida al Pueblo de Dios, el Sumo Pontífice no tuvo otra alternativa que dar respuesta a más de 1300 millones de bautizados de la iglesia católica, quienes se muestran afligidos e indignados ante tales hechos.

En la misma reconoció que malas decisiones hicieron que la Iglesia guardase silencio tal vez para proteger a la institución en si, pero dejando de lado en desamparo a los niños y jóvenes que son víctimas de estas agresiones.

Los casos de encubrimiento de altos líderes de la iglesia y los protagonistas que buscaron refugio en el Vaticano para evitar ir a prisión, han mermado la fe de los seguidores del catolicismo.

Por tanto el Papa señaló “No mostramos ningún cuidado por los más pequeños, los abandonamos”. Refirió que este dolor “durante mucho tiempo fue ignorado callado o silenciado”.

Lo ocurrido en Pensilvania si se quiere es la punta del Iceberg de años y años de abusos encubiertos en distintos países del mundo, por lo que el Papa carga hoy a cuestas la cruz del desprestigio y por ello trata de corregir y sanar a la institución.

 “Con vergüenza y arrepentimiento como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y gravedad del daño que se estaba causando con tantas víctimas”, explica en la misiva.

Se mostró además reflexivo señalando que los fieles al catolicismo han perdido la paciencia ante tales abusos, explicando que esto incide en la confianza hacia los obispos. La carta es una forma de mostra que una grave crisis se enfrenta en la Iglesia, ya que se pone en juego la credibilidad de una de las instituciones religiosas reconocidas como la más sólida del mundo.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *