Oposición repudió amenazas de muerte a Cristina Kirchner

137

La reforma judicial se aprobó con amplia mayoría en el Senado. Fue tras aproximadamente diez horas de debate. El proyecto de ley que impulsó Alberto Fernández se enviará a la Cámara de Diputados.

En este escenario, desde el oficialismo denunciaron amenazas de muerte contra Cristina Kirchner y la publicación de teléfonos y direcciones en las redes sociales. Por ese motivo, desde la oposición compartieron su repudio y su apoyo.

Asimismo, la senadora Anabel Fernández Sagasti realizó la denuncia durante el debate. Según informó, un usuario cordobés amenazó de muerte a la vicepresidenta.

Además, señaló que se crearon dos cuentas que publicaron teléfonos y direcciones particulares de algunos colegas y familiares. Por esta razón, hubo varias repercusiones. Hay quienes también cuestionaron a Twitter. A su vez, el presidente del interbloque de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, compartió su opinión tras la sesión.

No deben incitarse los discursos de odio. Para ello debemos tener la responsabilidad de no señalar culpables donde no hay”. Antes de culminar, solicitó el compromiso de la política para transmitir un mensaje de sensatez y prudencia a todos. De este modo, se solidarizó con Cristina Kirchner y sus pares.

Vea también: Alberto Fernández se reunió con los gobernadores para definir la cuarentena

Senadores de la oposición criticaron la aprobación de la reforma judicial

El senador, Naidenoff criticó la aprobación de la reforma judicial. De acuerdo con su publicación, en los últimos 15 minutos de sesión el oficialismo modificó la totalidad del proyecto.

Al mismo tiempo, señaló que lo hizo sin comunicarlo previamente y volviendo sin sentido alguno las 11 horas de debate previo. De igual forma, lamentó la decisión porque no se sabe qué se votó.

Por otra parte, Martín Lousteau solicitó la palabra en el recinto tras la denuncia. El jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans, no concedió el permiso.

Posteriormente, minutos antes de la votación, explicó que solicitó la interrupción precisamente para sumarse al repudio de la publicación de las amenazas y los teléfonos.