Netflix lanzó controversial película sobre anorexia

323

Ya fue estrenada por la plataforma Netflix la controversial película de Marti Noxon “To the bone”, protagonizada por Lily Collins y Keanu Reeves, que aborda el tema de la anorexia y que en su momento sufrió un boicoteo de varias instituciones que tratan dicha enfermedad en pacientes, por pensar que ésta pieza cinematográfica buscaba embellecer -al muy estilo hollywoodense- ese mortal trastorno alimenticio.

El film fue lanzado el pasado 14 de este mes, y nos habla sobre la vida de Ellen (Lily Collins) que ha estado luchando por años contra la anorexia. Pese a que no logra encontrar el modo de salir de su delicada situación médica, acude a un centro de rehabilitación por ayuda, encontrándose con William Beckham (Keanu Reeves) quien le presentará un método poco ortodoxo para curar su padecimiento.

Ante la ola de comentarios negativos que buscaban desprestigiar esta producción, tanto Noxon como Collins salieron en su defensa al admitir públicamente haber sufrido esa enfermedad en algún momento de sus vidas, por lo tanto nunca concibieron la idea de “edulcorar una situación tan seria como la anorexia, sabiendo que por ésta ha muerto un gran volumen de personas en todo el mundo”.

La película se enfoca en el viaje de curación de Ellen, donde no se juzga o aminora su condición médica. Podemos ver los problemas reales de una joven obsesionada con las calorías que le genera angustia, obstinación y temor conforme se ve a sí misma acercándose a una edad más adulta, donde tendrá mayores responsabilidades.

Sorprende la evolución física de Lily Collins, quien debido a su experiencia con la anorexia y otros trastornos alimenticios, tuvo especial cuidado para perder el peso que necesitaba el rol. Se le vio con huesos sobresalientes en algunas zonas de su cuerpo que detalló la cámara de Noxon, sin idealizar su personaje como un ejemplo del físico que debe poseer una persona anoréxica.

Resulta interesante el aporte de otros personajes a la historia como Pearl (Maya Eshet), paciente que a menudo está en la cama con un tubo en la nariz; o del bailarín Luke (Alex Sharp), que perdió mucho peso después de una lesión, y la embarazada Leslie Bibb, que pese a su delgadez se encuentra trabajando duro para traer con seguridad su bebé al mundo.

Vale la pena disfrutar esta producción que se aleja de la fórmula del “y todos vivieron felices por siempre”, porque eso no ocurre acá, lo que tampoco le resta peso al mensaje de “To the bone” para quienes continúan el largo camino de recuperación hacia una vida más sana y placentera.

Lo mejor
Lily Collins, el comienzo de la película y algunas ideas que apunta aunque no desarrolle bien.
Lo peor
No tiene un enfoque de cómo pretende que sea de ayuda para personas con problemas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *