Nanofármacos contra el desarrollo de la obesidad en el cuerpo

539

Científicos de la Universidad de Purdue en Indiana (EEUU), hallaron una manera de suministrar un fármaco directo a las células blancas de grasa localizadas en el cuerpo, para así poder transformarlas en unidades de grasa “parda” que según logran quemarse con mayor facilidad, de acuerdo a esta investigación.

Por supuesto que, si hablamos de tejido adiposo blanco o grasa blanca lo relacionamos de inmediato con obesidad, debido a que ésta se acumula en el cuerpo para procurar un porcentaje considerable de energía, que necesitemos de forma natural y a largo plazo.

Expertos del tema explican que como nuestro organismo ha estado en constante evolución, y el estilo de vida que hemos adquirido en la actualidad nos ha hecho más “perezosos”, tendemos a acumular más grasa de la que se requiere, lo que nos lleva a un fuerte incremento en el peso y futuras complicaciones médicas relacionadas, por ejemplo el desarrollo de la diabetes.

En contraste, la grasa “parda” sería más eficiente para nuestro sistema, sabiendo que consigue quemarse con mayor rapidez, transformando la energía en calor. Para lograr ese cometido, los investigadores médicos usaron “la vía de señalización Notch”, que se encarga de regular la diferenciación celular y la identidad celular, según sus conocimientos.

“Con esta señalización, una célula puede enviar una señal a una célula vecina para controlar la transcripción genética de esta y su identidad. Así, interrumpiendo esa señal en una célula progenitora, destinada a convertirse en una de las células grasas blancas indeseables, conduce a la creación de grasa parda”, explicaron los expertos en el tema.

Su idea para cumplir esa teoría, es utilizar una “nanopartícula polimérica de ingeniería”, para administrar el inhibidor de señalización Notch en las células blancas de grasa. El equipo de científicos hizo varias pruebas de laboratorio con ratones. En ellos, la nanopartícula de la cual ya hablamos, interrumpió con éxito la señalización Notch para la futura creación de células de grasa parda.

Esa nanopartícula fue compuesta de un polímero aprobado por la Food and Drug Administration (FDA), conocido como PLGA, y dentro de ella se encontraba el fármaco Dibenzazepina, principal componente para la realización de este “milagro médico”.

“Podemos controlar la entrega de fármacos a sitios específicos en el cuerpo, en este caso las grasas malas o las células blancas de grasa. Una vez que esas partículas de ingeniería están dentro de las células de grasa, pueden liberar lentamente el fármaco en las células, limitando potencialmente las interacciones fuera del objetivo en otros tejidos del cuerpo y reduciendo la frecuencia de dosificación”, comunicó Meng Deng, coautor del trabajo de investigación.

Tal vez en un futuro no muy distante, pueda desarrollarse terapias para la pérdida de grasa blanca en partes específicas del cuerpo, con el uso de estas nanopartículas. En los ratones de este estudio, sólo se les aplicaron algunas inyecciones semanales del fármaco, que fueron suficientes para observar mejoras en sus sistemas, respecto a su tolerancia a la glucosa y sensibilidad a la insulina.

Los investigadores develaron que el proceso ya fue patentado y sólo esperan a hacer más pruebas para su próxima comercialización global.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *