asesinada

Mujer fue asesinada de cinco puñaladas por ex esposo

159

El homicidio ocurrió prácticamente frente a la hija de ambos, la menos en ese momento hizo una llamada a la policía

Aunque estaba separado de Julio Medina, este no tuvo ningún reparo en matarla a puñaladas, cinco en total, la razón es que la pareja tenía problemas e incluso la víctima se negó a regresar.

Mariela de las Mercedes Jaimez (53) convivió por muchos años con su asesino, los reiterados problemas hicieron que lo dejara, por ello la asesino a puñaladas dentro de su casa en la localidad de Las Perdices.

 Cómo ocurrió

El homicidio ocurrió prácticamente frente a la hija de ambos, quien luego de lo ocurrido llamó a la policía.

Una vez detenido en la policía, el feminicida trató de atentar contra su vida, pero los efectivos lograron detenerlo.

Femicidio-suicidio

Por un lado, en la Unidad Judicial de Villa María se tramita el hecho de sangre que tuvo como víctima a Mariela de las Mercedes Jaimez (50). Las autoridades darían el caso por resuelto y no habrían imputados ya que el femicida se suicidó en la celda.

Paralelamente, se tomaron medidas de sanciones sobre los tres policías que se encontraban dentro de la dependencia de la policía en el momento en el que el femicida se quitó la vida.

Desmantelan comisaría

La gravedad del hecho hizo que Gustavo Folli Pedetta quien es el segundo jefe de la Policía de Córdoba se trasladara a Villa María.

La situación generó que Cristian Padilla quien es el comisario fuera puesto en situación pasiva. A Hernán Paván y Claudio Martínez les ocurrió lo mismo.

Femicida intentó quitarse la vida en el lugar del crimen

Recordemos que Medina, había intentado terminar con su vida en la misma casa donde él cometió el crimen, pero en ese momento fue detenido. Sin embargo, la idea no se le fue de su cabeza pues en un momento en el que los uniformados no lo veían se suicidó.

De acuerdo a lo relatado por la titular del Tribunal de Conducta Policial, Ana Becerra, a Puntal Villa María, el miércoles por la mañana había solamente cinco policías en funciones en toda la localidad de Las Perdices, incluyendo el que cumplía tareas de vigilancia en la sucursal bancaria local.

Una crisis entre familiares de las víctimas requirió que dos uniformados que estaban en la comisaría se trasladaran a la escena del crimen, quedando solo uno en custodia del detenido en la sede policial, quien en esa circunstancia se autoeliminó.

Según las declaraciones de Becerra, el pase a situación pasiva es una medida cautelar mientras se recolectan pruebas. Citó que, en principio se habrían tomado todas las precauciones de seguridad al ingresar al detenido a su celda.

 

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *