Minas de Sal de Turda: una maravilla subterránea

217

Sin duda, uno de los lugares obligatorios de visita para todo buen viajero que cruce por Cluj Napoca (Rumania) son las Minas de Sal de Turda, ubicadas a 30 kms. aproximadamente de la ciudad rumana.

Se puede llegar hasta ellas en transporte público desde la propia Cluj, y desde Turda hasta la entrada de la salina hay un par de kilómetros.

El acceso a las profundidades de la mina es a través de un ascensor y un túnel de sal que da paso a una ciudad futurista excavada en la sal, en la que durante todo el año se mantiene una temperatura constante de 10ºC.

Es una mina de 13 millones de años de antigüedad, que cuenta con un pequeño lago interior donde se pueden alquilar barcas para su recorrido.

Los diversos pasadizos y corredores se extienden a lo largo de toda la sala, cuya visita es posible a través de guías en distintos idiomas. En cada lugar de la sala van explicando cómo se extraía la sal de las minas y cuál era el procedimiento para llevarlo hasta la superficie.

Un poco de historia

Este lugar subterráneo, que abrió sus puertas al público en 1992, se ha venido adaptando a la modernidad. Más de 2 millones de personas han pasado por allí, y no es para menos.

Esta mina habría sido una de las principales fuentes de sal del imperio romano. En el año 1932 fue interrumpida su explotación. A su cierre, se estima que por lo menos 3 billones de toneladas de sal fueron extraídos de la mina.

En su momento, durante la Segunda Guerra Mundial, habría funcionado como una especie de búnker. Después de permanecer cerrada por largo tiempo, en 2008 fue remodelada.

Ahora su estructura alberga una maravilla del mundo. Un espectacular escenario apto para el entretenimiento y el aprendizaje, que conserva varios elementos utilizados durante la etapa de explotación.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *