Michael J. Fox apoyará proyecto espacial pro-cura del Parkinson

223

La Fundación del actor Michael J. Fox avalará un experimento que pretende cultivar cristales de la proteína LRRK2, en una estación espacial internacional, lo cual podría ayudar a la identificación del desarrollo de la enfermedad de Parkinson, que tristemente padece este brillante actor desde hace más de veinte años.

Al poder cultivar dicha proteína en los laboratorios estadounidenses, que se ubican en dicho complejo orbital, se espera obtener importantes y novedosos resultados, que serían el inicio para conseguir una cura definitiva a ese padecimiento, que sufren al menos unos siete millones de personas en todo el mundo.

De acuerdo a voceros oficiales de este proyecto científico-espacial, se tiene que hace más de diez años han estado luchando por cultivar los cristales en nuestro planeta, sólo que para “determinar la estructura molecular de la proteína LRRK2, los cristales deben tener el tamaño y calidad que se requiere”.

“Entendemos que debido a las propiedades únicas de la llamada microgravedad, los cristales de proteína tienden a crecer más y uniformemente cuando son enviados a la estación espacial. Ese es el principal objetivo y de ahí que deba apoyarse el experimento”, indicaron los científicos detrás del estudio.

Uno de los principales objetivos de la investigación será determinar cuáles fármacos son los ideales para “corregir la disfunción de la proteína LRRK”, que lógicamente está vinculada al avance del Parkinson en el sistema humano.

Por su parte, Michael J. Fox reveló que apoyará esta causa junto con su Fundación, alegando que hará todo lo necesario para que en poco tiempo haya nueva información sobre la enfermedad. El recordado actor de la trilogía “Back to the future” confesó tener Parkinson en 1998, siete años después de su diagnóstico.

Ya para el 2000 había decidido abandonar la actuación por el avance de los síntomas de su enfermedad. Tiempo después fundó la “The Michael J. Fox Foundation”, obteniendo tiempo después una merecida condecoración honoris causa en manos del Instituto Karolinska de Suecia, por su lucha para encontrar la cura de su grave condición médica.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *