Más de 5 millones de argentinos sufren rinitis alérgica

186

Los resultados preliminares del estudio Prevalencia en Argentina en Rinitis Alérgica (PARA 2017) fueron presentados hoy en el congreso anual de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC).

Sus autores se enorgullecen de que, por primera vez, hay estadísticas locales sobre la cantidad de pobladores que viven con la enfermedad, dado que hasta ahora sólo contaban con estimaciones basadas en cifras de otros países.

Según esta investigación la sufren más de 5,5 millones de habitantes de entre 5 y 44 años, pero uno de cada tres no lo sabe. Es decir que casi dos millones padecen sus molestos síntomas, pero no tienen diagnóstico médico ni siguen un tratamiento para aliviarlos, lo que impacta severamente en su calidad de vida.

Para el trabajo se hicieron 3200 encuestas telefónicas en todo el territorio nacional. Se utilizaron cuestionarios validados (usados en estudios similares). ¿Los resultados? Un 20,5% de la población estudiada tiene rinitis alérgica.

Síntomas y causas

Los síntomas a los que hace referencia son estornudos, obstrucción y goteo nasal (moco acuoso), picazón de nariz (también de oído y paladar), que se producen como una reacción alérgica a diferentes agentes.

En la rinitis alérgica existe una predisposición genética. El desencadenante en la mayoría de los casos son los ácaros del polvo, seguidos por los hongos aerógenos (humedad) y el epitelio de mascotas (perros y gatos, principalmente), según arrojó el estudio. El polen y la contaminación ambiental también son potentes alergenos.

En el mundo, 600 millones de personas viven con esta enfermedad inflamatoria crónica de la mucosa nasal frecuentemente se presenta asociada a otras patologías como sinusitis, otitis media y asma.

La prevalencia está aumentando a causa del cambio climático y cuestiones relacionadas con mejoras el estilo de vida. Es que el mayor confort (más aires acondicionados, más alfombras, ambientes menos ventilados) no siempre repercute en forma positiva en las enfermedades respiratorias.

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *