“Lulo” Benítez dejó el fútbol para donar parte de su hígado a su sobrino

234

El futbolista argentino Alejandro Benítez se retiró de su carrera profesional para donar parte de su hígado a su sobrino Milo, hijo pequeño de su hermana Natalia.

El delantero, de 30 años, es uno de los máximos goleadores de la historia de su club el Central Larroque, en el Federal C argentino.

Su sobrino, de 9 meses, sufría una obstrucción biliar desde el hígado hasta la vesícula y los tratamientos médicos no eran suficientes para salvarle la vida por lo que debían realizarle un trasplante.

“No fue una decisión sencilla”

La primera opción para el trasplante fue la madre del bebé pero tuvo que ser descartada porque había sido operada del corazón.

Entonces Alejandro se hizo las pruebas. “Cuando me lo dijeron ni lo dudé. Tenía claro que debía abandonar el fútbol. Pero no me importó. Es más, jamás me voy a arrepentir de lo que hice”. Y agregó: “Somos una familia muy unida, somos tres hermanos. Les dije que no dudaba ni un segundo, que iba a ser yo e imagínate la alegría de ella y la felicidad y el alivio porque había una oportunidad de vida para Milo”.

La operación duró 12 horas para Milo y 7 para Alejandro pero hoy ambos se encuentran en plena forma.

“La verdad es que, después de la cirugía, yo lo vi a los cinco días de la operación. Recién voy a terapia intensiva, que pude levantarme de la cama e ir, ese encuentro fue lo más emocionante que me pasó en mi vida. Verlo a él ahí en la incubadora y yo empezarle a cantarle las canciones que le cantaba y él sonriendo”, dijo el jugador.

La excelente recuperación de Milo no es la única buena noticia para la familia Benítez. Alejandro va a ser padre por primera vez. El jugador y su novia esperan al bebé para finales de año.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *