Los “Ojos del Mar” en la Puna Argentina

656

En el área centro andina y especialmente en la Puna Argentina las aguas subterráneas que llegan a la superficie dan lugar a una serie de manantiales de muy diversa tipología. Allí se encuentran los “Ojos del Mar”.

Son tres pequeñas lagunas celestes en medio de un salar blanco inmaculado en las afueras de Tolar Grande. Si los salares son de por sí raros, estas lagunas del color del mar Caribe, sorprenden aún más. Para protegerlas, la municipalidad armó un pequeño estacionamiento, senderos y cartelería que explican que no sólo es peligroso acercarse al borde de las lagunas porque el terreno es frágil y quebradizo, sino que, sobre todo, es muy nocivo para el medio ambiente.

¿De dónde viene esto de “Ojos de Mar”? Probablemente fueron los españoles de la conquista quienes se cruzaron con ellos en sus derroteros andinos. El color verde a turquesa de las aguas, su formato circular en superficies planas, su forma de ojos con una graduación de tonalidades desde los bordes claros hasta el centro oscuro, la profundidad y la composición salobre a salada de las aguas, fueron motivo suficiente para crear una analogía con algo relativo al mar.

Hoy sabemos que los salares andinos nada tienen que ver con el mar y que, por el contrario, son depresiones cerradas continentales, a 4.000 metros de altura, que concentraron las aguas que fueron lavadas de las rocas de la región, especialmente las volcánicas, y que esas aguas se evaporaron por la especial situación climática regional de sequedad y aridez.

El color de las aguas es producto de la reflexión solar sobre los depósitos que yacen a poca profundidad y son generalmente claros lo que da tonalidades azuladas hasta verdosas. Cuando el fondo es blanco el color de reflexión de las aguas es azul turquesa y el centro es oscuro por la profundidad.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *