Localizan nuevos rastros del Dickinsonia

241

El hallazgo de nuevos rastros del Dickinsonia, el animal más antiguo de la tierra, supone un gran logro para la comunidad científica

Especialistas afirman que este nuevo rastro supone un avance científico ya que ayudará a consolidar nuevos aspectos del mapa que realizan sobre las especies y su evolución.

Los expertos se debatían entre varias hipótesis tras la aparición del Dickinsonia, unos de ellos expresaban que se trataba de líquenes, gusanos de mar o medusas, mientras que otros indicaban que se trataba de organismos unicelulares ensamblados.

Vale resaltar que los científicos señalan que el Dickinsonia es una especia que habitó los océanos hace 570 millones de años, por lo que se considera uno de los más antiguos.

Esta nueva prueba de su existencia fue hallada por científicos de la Universidad Nacional de Australia (ANU), uno de los investigadores y líderes de este proyecto Jochen Brock, este descubrimiento es muy importante, “Es el santo grial de la paleontología”, tras ser entrevistado en la revista Science explicó lo siguiente “Arroja luz sobre nuestros orígenes, de ahí la importancia de averiguar qué eran estas criaturas”.

Brock resalta que el Dickinsonia es una especie de mar que se asemeja a un platillo volador, es plano, ovalado y blanco, no han hallado pruebas de la existencia de sus ojos y el ano, se desplazaban con lentitud, carecían de esqueleto y su constitución física es curiosa ya que están formados a partir de segmentos.

Podían hallarse en diversos tamaños, algunos podrían medir un metro, otros de ellos, podrían ser muy pequeños.

Las primeras imágenes de esta enigmática especie, fueron localizadas hace unos 75 años.

Es importante señalar que el periodo Cámbrico hace 540 años, los especialistas afirman que una gran explosión generó la vida, los fósiles existentes, son previas a este periodo siendo compatibles con el Ediacárico o Precámbrico.

De modo que del Ediacárico proceden los fósiles de los organismos pluricelulares macroscópicos diversos, los cuales no poseían esqueleto, las cuales eran reconocibles por los patrones de sus huellas.

Los primeros hallazgos de estos misterios de paleontología se registraron en Namibia y Australia, luego en Rusia, China, Canadá y Gran Bretaña.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *