Lago rosa: un lugar exótico para visitar

172

Es muy poco común escuchar hablar de un lago rosado. Generalmente el agua de los ríos, lagos y mares nos impresiona por sus distintas tonalidades de azul.

Pero en Australia sí existe un lago rosado. Se trata del Lago Hillier, situado en la isla Middle, la mayor isla del archipiélago de La Recherche. Su color es permanente y no cambia aún cuando se vierte el agua en un recipiente.

El lago tiene una longitud de aproximadamente 600 metros y 250 de ancho. Según investigaciones se han encontrado grandes cantidades de sal en el agua. Su contenido salino podría incluso ser comparable al del Mar Muerto, según expertos.

Está rodeado por un borde de arena y un bosque denso de melaleuca y eucaliptos con una estrecha franja de dunas de arena al norte, cubiertas por vegetación, que lo separa del Océano Antártico.

Visto desde arriba el lago parece un sólido de color rosa chicle, pero desde la línea de costa se parece más a un tono rosa claro que está en el agua. El litoral está también cubierto por depósitos de costras de sal.

Aunque llegar a este lugar resulta algo complicado, hay turistas que se lanzan a la aventura. Helicópteros o barcos pueden llegar al lugar y hay expediciones programadas para visitarlo. Las investigaciones sobre el tipo de agua, poco avanzadas, sugieren que no hay peligro para el ser humano.

Se cree que la isla y el lago fueron cartografiados por primera vez por la expedición Flinders en 1802. Aunque el origen de su color rosa no ha sido definitivamente demostrado, se sabe que el color rosa de otros lagos salados de la región surge de un medio de contraste creado por organismos Dunaliella salina y Halobacteria. Otra hipótesis es que el color rosa se ​​debe a bacterias halófilas rojas en las costras de sal.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *