Juan Manuel Casella opinó sobre la designación de Ricardo Alfonsín

138

El histórico dirigente radical, Juan Manuel Casella, habló sobre la designación de Ricardo Alfonsín como embajador argentino en España.  El exministro de Trabajo mantuvo conversaciones en AM750.

Allí criticó a Alfonsín por aceptar el puesto y sumarse a las filas del actual Gobierno. Casella también dejó definiciones sobre el futuro del partido y si debe o no plantear una ruptura con el PRO.

En cuanto a la designación de Alfonsín dijo que él no aceptaría ser embajador de este gobierno. Además apuntó que la convocatoria a los sectores sociales y políticos no debe pasar por candidaturas o cargo sino fundamentalmente por contenidos.

Me gustaría saber cuál es el perfil de la política exterior y cuál es la estrategia que se va a seguir con España, después de eso vería si soy embajador o no”.

Asimismo, lanzó a modo de crítica global que la política argentina deriva hacia la apreciación de cargos como primera opción. Ahí a su parecer parecen malas este tipo de decisiones.

En el mismo orden agregó que el procedimiento debe cambiar a otro modelo. “Si hay vocación para integrar, conocer opiniones ajenas y fijar políticas de estado, la discusión debe comenzar por los contenidos. Me dicen que lo consulto con Gerardo Morales y el resto de los gobernadores radicales”.

Vea también: Waldo Wolff criticó el nombramiento de Ricardo Alfonsín

Juan Manuel Casella habló del problema de la UCR al decir que no tiene nuevos pensamientos

Casella en relación a lo que puede significar esta designación para el centenario partido sostuvo que la decisión de Alfonsín es perjudicial para quienes en el radicalismo trabajaron los últimos años para preservar la identidad del partido frente a una coalición con el PRO que no les gustó nunca.

“La idea de preservar la identidad de la UCR también está referida al kirchnerismo además del PRO. Es perjudicial porque nos desautoriza internamente. El problema de la UCR hoy es su insignificancia. No influye sobre la opinión, no influye sobre la gente, no convoca y no articula nuevos puntos de vista y nuevos pensamientos”.

Al mismo tiempo criticó fuertemente el dirigente radical al manifestar que hay una especie de borroneo de la identidad radical que debe recuperarse como primer paso.

“Después hablamos de con quién coincidimos o con quién no.  Hay que presentar un radicalismo que tenga modernidad, actualidad y contenido”.