Iglesia católica anunció su renuncia a aportes del Estado

407

La Iglesia católica de Argentina anunció que renuncia a los aportes que recibe del Estado para su tarea evangelizadora. Este es un gesto con el que busca dar una señal de austeridad en medio de la crisis económica y disipar las críticas de los sectores anticlericales.

De hecho, la resolución de los obispos reunidos en Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina apuntó a relajar la relación con el Gobierno de Mauricio Macri. Ello, luego de que impulsara el debate en el Congreso de la despenalización del aborto, proyecto que finalmente no fue sancionado.

Los obispos expresaron en un documento su voluntad de “aceptar el reemplazo gradual de los aportes del Estado por alternativas basadas en la solidaridad de las comunidades y de los fieles, asumiendo el espíritu de las primeras comunidades cristianas que ponían lo suyo en común”.

Aunque Argentina es un estado laico, la Iglesia recibe una contribución anual que este año estaba fijada en 130 millones de pesos (unos 3,5 millones de dólares). Además, el credo católico es beneficiario de subsidios y exenciones impositivas.

Vea también: Ley Busca Frenar A Uber En Buenos Aires

Iglesia católica se compromete con medidas de austeridad

Los obispos no dieron detalle sobre la medida, que coincide con un fuerte ajuste del Estado hecho por el presidente Macri con el Fondo Monetario Internacional a cambio de un rescate financiero luego de una crisis cambiaria, que devaluó la moneda local más del 50% y disparó la inflación.

El Poder Ejecutivo ha impulsado fuertes recortes en distintas áreas pero aumentó las partidas destinadas a la política social en el presupuesto previsto para el próximo año, a causa de la delicada situación de la población más vulnerable. La pobreza afecta al 27,3% de los argentinos, según cifras oficiales correspondientes al primer semestre de este año.

A su vez, el gesto de los clérigos apunta a contrarrestar una campaña de apostasía colectiva que impulsaron sectores anticlericales luego de fracasar la sanción en el Congreso el proyecto de ley para despenalizar el aborto.

En reemplazo de los aportes del Estado, el episcopado expresó que “trabajará en la creación de un fondo solidario” y dará “continuidad del diálogo con el Gobierno nacional, consensuando diversas alternativas que facilitarán este reemplazo”.