Hoy se cumplen 20 años de la partida física de la princesa Diana

378

Diana Spencer vivió por un breve momento de su vida un hermoso cuento de hadas junto a su “príncipe azul”, Charles de Inglaterra, allá por los años ochenta cuando creíamos que vivirían felices por siempre, hasta que despertó de ese sueño de la forma más trágica posible.

Las constantes infidelidades de su esposo, la frialdad con la cual fue tratada por la Familia Real, sus problemas de bulimia, entre otros oscuros secretos y luchas personales, hicieron de su vida un infierno que sólo soportaba por el amor a sus hijos, William y Harry.

Luego de un muy controversial divorcio en 1996, intentó continuar viviendo de la mejor manera posible, haciendo obras de caridad y participando en diversas campañas sociales, no por obligación sino porque consideraba que era lo correcto. Lo veía como un deber moral ante los más necesitados, y estos le retribuyeron su trabajo y esfuerzo en una lealtad hacia su persona, que se mantiene vigente como si jamás se hubiese ido.

Trató tantas veces de reconstruir su vida personal y amorosa, hasta que conoció al magnate y productor de películas, Dodi Al-Fayed, heredero del multimillonario egipcio, Mohamed Al-Fayed, propietario de Harrods, Fulham Football Club y el Hotel Ritz, con quien vivió meses de un tórrido romance que al parecer no era visto con buenos ojos por la Corona Británica.

Se especuló que Diana estaría tan enamorada de Al-Fayed que habría pensado en establecerse con él y formar una nueva familia, pero ese sueño se desvaneció la madrugada del 31 de agosto de 1997, cuando el coche donde estaba junto a su pareja y otros dos ocupantes se estrelló en el túnel del Puente del Alma, al tratar de escapar de unos paparazzi. Diana murió a sus 36 años de edad.

Ese día, cuando fue confirmado su triste y repentino fallecimiento, nació la leyenda convertida en un ícono de glamour, elegancia, estilo y humildad. No en vano, Diana se ganó el título de “Reina de corazones” para su pueblo que lamenta no haberla tenido por mucho más tiempo.

 

Cambios en estos 20 años de ausencia

Con su partida, la vida continuó y muchas cosas cambiaron en el entorno que llegó a conocer muy bien durante sus años como Princesa de Gales.

Alejamiento de los medios

Sus hijos, los príncipes William y Harry, se mantuvieron a distancia de la prensa para que pudiesen procesar su pérdida física, mientras continuaban creciendo de manera tranquila y sin el asedio de los paparazzi, que sólo buscaban “exprimir” al máximo su sufrimiento y reflejarlo en los tabloides. Su padre, Charles, solicitó a los medios no tomarles fotos durante esa etapa de duelo.

Fallecimiento de la Reina Madre

A la edad de 101 años, murió la Reina Madre de Inglaterra, Isabel Bowes- Lyon, el 30 de marzo de 2002, evento por el que la Familia Real debió volver a la Abadía de Westminster para los actos funerarios.

Charles y Camila juntos al fin

El Príncipe Charles de Inglaterra se casó con la que fue su amante por 35 años, Camila Parker Bowles, el 9 de abril de 2005. La gran ausente de la boda civil en el Ayuntamiento fue la Reina Isabel, aunque sí asistió al acto religioso convocado en la capilla de San Jorge.

Deber como soldados

Tanto William como Harry siguieron los pasos de su padre al unirse al ejército británico. Ambos consiguieron graduarse en la Real Academia Militar de Sandhurst, y más tarde en la Caballería Real de los Blues & Royals. William se convirtió en piloto de las Fuerzas de Búsqueda y Rescate de la RAF, y Harry en piloto de combate Apache, dejando años más tarde el Ejercito.

Boda del siglo

Su hijo William se comprometió con Kate Middleton el 16 de noviembre de 2010, con el mismo anillo con el que Diana le dio el gran sí a Charles. Posteriormente, el 29 de abril de 2011 contrajeron nupcias en una boda televisada con un impresionante récord de audiencia. Años después, nació su primer nieto, George, el 22 de julio de 2013 y luego el 2 de mayo de 2015 le dieron la bienvenida a Charlotte.

Ante el mundo, sus hijos han demostrado un sincero interés por participar en labores humanitarias, así como lo hizo en vida Diana, por tanto, han sabido ganarse el cariño que el pueblo le profesó a su madre. Juntos tienen una fundación de apoyo para personas necesitadas, y con la cual buscan generar conciencia sobre temas como el sida o la hambruna en países de bajos recursos económicos.

Esta fecha siempre traerá a colación si tal vez hubo algo que pudo impedir el trágico final de Lady Di. Pese a que se ha hablado sobre posibles “conspiraciones reales”, de un embarazo secreto de Diana que habría enloquecido a la Reina Isabel u otras tantas extrañas teorías, importa más las lecciones que dio al mundo como una de las más importantes figuras públicas del siglo XX.

“La mayor dolencia que el mundo sufre actualmente es el mal de la falta de amor. Es preciso que alguien que posea una vida pública pueda dar cariño y afecto a las personas, y hacerlas sentir importantes. Personas como yo pueden apoyarlas y ser una especie de luz en el final del túnel. Nada me hace más feliz que intentar ayudar a los más débiles y vulnerables de la sociedad. Si alguien que precisa de mí, me llama, voy a su encuentro no importa donde esté. Es lo que adoro hacer”, palabras de Diana meses antes de su despedida.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *