Hallaron fósil de perezoso gigante nunca antes visto

288

Científicos encontraron restos de lo que posiblemente sea el perezoso más grande que habitó nuestra tierra alguna vez. El hallazgo se dio el pasado 2010, sin embargo, fue hasta el mes de mayo de 2017 cuando se confirmó que efectivamente no había registros de ese animal en toda la historia, tal y como se conoce.

Los restos fosilizados datan de unos doce mil años de antigüedad, y fueron descubiertos en un cenote de las cuevas Vicente Fito en la zona Quintana Roo, Yucatán (México), por profesionales del Instituto Nacional de Antropología (INAH).

Éstos colocaron a la criatura el nombre de “Xibalbaonyx Oviceps”, que hace mención a Xibalba (Inframundo, en idioma maya), “garras” (del griego onyx) y a la forma de huevo que posee su cráneo (del latin ovum).

Aparentemente, el fósil sería del período pleistoceno tardío, es decir de 10647 al 10305 antes de Cristo (a.C), tras un cuidadoso estudio que se le realizó al cráneo, mandíbula, varios huesos largos, unas tres costillas y siete garras de su osamenta.

“Sustituimos el agua del cenote -en la que yacían los restos- por agua destilada y después deshidratamos los huesos para evaluarlos. Nos tomó alrededor de dos años, así como usamos cámaras con condiciones controladas de humedad, luz y temperatura. El esqueleto, que se encuentra casi completo, permanece a 50 metros de profundidad dentro del cenote y el estudio continuará en el 2018”, indicaron los expertos del INAH.

El grupo de científicos apodó al nuevo animal como “Pote”, en homenaje al sitio donde fue localizado. Mantiene además la teoría de que esta criatura habría caído al cenote cuando no había agua en el área, lo que explicaría su rara ubicación.

Gracias a su impresionante trabajo, pasarán a la historia los investigadores del INAH: Carmen Rojas, Corina Solí, Luz María Guzmán, Valentina Cucciara, Ernesto Contreras, David Orozco y Mario Chávez, entre otros.

El público ya puede ver mayores detalles sobre la vida de este nuevo animal, reseñada en la publicación alemana “PalZ Paläontologische Zeitschrift”.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *