Hábitos de las personas con inteligencia emocional

608

La inteligencia emocional es un concepto popularizado por el psicólogo y periodista norteamericano Daniel Goleman, a través del libro del mismo nombre publicado en la década de los noventa.

Seguramente lo hemos escuchado, y practicado, en muchas ocasiones, ya que este concepto está relacionado con el gran poder que las emociones tienen sobre lo que somos, lo que hacemos y en cómo nos relacionamos.

Esta dimensión responde a otro modo de entender la inteligencia, más allá de los aspectos cognitivos, tales como la memoria y la capacidad para resolver problemas. Hablamos, ante todo, de nuestra capacidad para dirigirnos con efectividad a los demás y a nosotros mismos, de conectar con nuestras emociones, de gestionarlas, de auto-motivarnos, de frenar los impulsos y de vencer las frustraciones, entre muchas otras cosas.

Algunos de los hábitos de las personas con inteligencia emocional, son:​

  • Reconocen sus sentimientos y los de los demás.
  • Expresan correctamente sus emociones y sus pensamientos.
  • Son fuertes y no se ofenden con facilidad.
  • Reconocen cuando se equivocan y rectifican.
  • No buscan la perfección.
  • Se cuidan y saben lo importante que es la salud.
  • Se enfocan en lo positivo, aun en la adversidad.
  • Se rodean de gente alegre y con buenas vibraciones.
  • Defienden su asertividad. Saben decir NO.
  • Aprecian y valoran lo que ya tienen.
  • Saben pasar página y no anclarse al pasado.
  • Conocen sus debilidades y sus fortalezas y se mejoran continuamente.
  • No les asusta cambiar.
  • Son proactivos, no reactivos.
  • Son dueños de su tiempo y deciden en qué emplean sus energías.
  • Saben autogenerarse momentos de felicidad.

Tanto en su libro “Inteligencia Emocional” (1995) como en “Inteligencia Social” (2006) su autor nos explica qué parte de esta habilidad, de esta capacidad, se halla en nuestra propia epigenética. Es decir, se puede activar y desactivar, dependiendo del entorno emocional y social en el que crezcamos, en el que nos eduquen.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *