Gustavo Sylvestre analizó el panorama político y judicial del país

128

En su programa radial, Gustavo Sylvestre hizo un recuento del panorama político y judicial. Además, reflexionó sobre las acusaciones de espionaje ilegal que vinculan a funcionarios allegados a Mauricio Macri: “El D’Alessio Gate es una mancha venenosa que se extiende, que salpica”.

De igual forma, habló sobre las elecciones que se avecinan, al recordar que el mérito de ganar los comicios en 2015 no fue de Cambiemos, sino que ese año “la perdió el kirchnerismo”.

Al referirse a la investigación del juez federal Ramos Padilla, mencionó a Elisa Carrió, que “está nerviosa” y detalló que tuvo un destrato con periodistas. Por otra parte, la acusó de instigar el cierre del canal en el que trabaja Sylvestre.

Vea también: Justicia aceptó la solicitud de Ramos Padilla

“El gobierno se está quedando solo”, manifestó Gustavo Sylvestre

El periodista hizo un análisis de las implicaciones de los agentes de la justicia en la causa por operaciones de inteligencia ilegal. Según Sylvestre, el juez Ercolini, al enviar al juzgado de Claudio Bonadio la denuncia de Stornelli contra D’Alessio significa que “Ercolini se abre” de todo el escándalo. “En otro momento hubiese avanzado con la investigación”, cuestionó.

El Gobierno en su debilidad política está empezando a sentir que en Comodoro Py lo empiezan a dejar solo. Se empiezan a dar cuenta muchos jueces de las cosas que hicieron mal y empiezan a enmendarlas”, advirtió haciendo clara alusión al escándalo que se desató luego de la evidencia que se presentó ante el juez Ramos Padilla en la Comisión de Libertad de Expresión en la Cámara de Diputados.

Para concluir, se encargó de comparar la causa D’Alessio y las investigaciones de la causa de los cuadernos de la corrupción. “Ratificando lo que dijo el juez Sebastián Cassanello, que no había ninguna prueba para investigar a Cristina Fernández de Kirchner”. Según Sylvestre, “no hay ruta del dinero K, porque no hay ninguna prueba que ligue a la ex presidenta”, finalizó.