Gobierno negociará bono 2018 para jubilados y desocupados

50

Luego de firmar el decreto que fija el bono 2018 de $5.000 para los trabajadores y un mecanismo para dilatar los despidos, el Gobierno deberá resolver ahora la solicitud de un refuerzo similar para siete millones de jubilados y para los beneficiarios de 10 millones de planes sociales.  Esto se debe a que los ingresos de ellos sufrieron por la pérdida de poder adquisitivo.

De hecho, se trata de medidas que integran el amplio paquete de blindaje social con el que las autoridades pretenden moderar el impacto del plan económico y contener la conflictividad social.

Por su parte, el defensor de la tercera edad, Eugenio Semino, exigió al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y al de Hacienda, Nicolás Dujovne, un “urgente reajuste de emergencia” para 6,9 millones de jubilados, pensionados y discapacitados.

En el documento que entregó, Semino les pidió una suma de $5.160 en tres cuotas sucesivas de $1.720, a pagarse en diciembre, enero y febrero. Lo que se pretende es que no sea por única vez, sino que se incorpore al haber, de modo que sirva como base de cálculo para el incremento de marzo, que fijó la Ley de Movilidad.

El defensor advirtió en la misiva: “Los recursos en el sistema están para afrontar la erogación”. Además agregó que “los jubilados no necesitan una dádiva para el pan dulce de fin de año, sino que se reconozcan efectiva y no discursivamente sus derechos”.

De ese modo, apuntó al excedente de la cartera del Fondo de Garantías de Sustentabilidad, que a fines de septiembre alcanzó $1.676.183 millones.

Vea también: Iglesia Católica Anunció Su Renuncia A Aportes Del Estado

Solicitud del bono 2018 cuenta con el apoyo de la CGT

La demanda cuenta con el respaldo del triunviro de la CGT, Héctor Daer. Precisamente es con este representante sindical con quien Semino acordó impulsar en tándem sus reclamos.

“Hablé con Daer y está de acuerdo con la idea. La negociación de ellos sigue esta semana y van a incluir algo para los jubilados”, confirmó el representante de la tercera edad a un medio local.

A su vez, dentro del diálogo con Sica, el sindicalista sumó otros dos pedidos para los jubilados que corresponde al adelanto a diciembre del aumento previsto para marzo de 2019, y un bono alimentario por un valor cercano a los $5.000 reintegrable a través de las compras en supermercados.

Esta es una propuesta que el Gobierno ya intentó aplicar sin éxito a través del descuento del IVA en los consumos con tarjeta. Los reclamos apuntaron a moderar el impacto de la inflación sobre los haberes que perderán este año cerca de 20 puntos porcentuales en su capacidad de compra.