Gobierno llamó a las petroleras para dialogar, gremios siguen incrédulos

87

Después de que la compañía petrolera Tecpetrol, perteneciente al Grupo Techint, informara que suspendería a un total de 300 operarios en Vaca Muerta por el recorte de subsidios a la producción que decidió el Gobierno nacional, el gremio amenazó con que “habrá conflicto” si despiden a un solo trabajador.

“Apenas despidan a un solo trabajador va a haber conflicto”, expresó Guillermo Pereyra, el secretario general del Sindicato de Petroleros Privados de Neuquén y Río Negro, pese a ello admitió que aún no se registraron cesantías entre los que laboran.

“Tecpetrol puso en stand by tres equipos y estamos discutiendo con la empresa si es con la gente afuera o con la gente adentro. Mantenemos la calma porque hasta ahora no hay despidos, pero si tocan un trabajador, se arma el gran ‘despiole’ y va a haber conflicto”, sostuvo el sindicalista en diálogo con NA.

Asimismo, la secretaría de Energía que lidera Gustavo Lopetegui convocó para la semana que viene a las principales empresas y al sindicato del sector petrolero del país “para dialogar”, y para repasar ”la agenda del sector, el avance de las inversiones y el cuidado del empleo en las operaciones”.

Vea también: Gobierno solicitó ayuda al FMI por expropiación de YPF

Invitación al diálogo llega después que Techint informó despidos de trabajadores

Esta noticia llegó el día en el que Techint informó a la Comisión de Valores que presentó “recursos jerárquicos” contra el área y solicitó que Nicolás Dujovne, el jefe de Lopetegui, intervenga. La empresa y el Gobierno tienen una pugna por los topes a los subsidios al gas en Vaca Muerta.

“Hasta las 18 que estuve en la oficina, no llegó nada”, le dijeron a Infobae desde una de las compañías del sector. Por otra parte, la respuesta fue similar. “Estuve hablando estos días con Lopetegui y le pedí que convoque la mesa de Vaca Muerta, pero de esto aún no sé nada. Me parece bien el diálogo. Vamos a esperar”, detalló Pereyra en el marco de la asamblea en la que convocó 30.000 trabajadores en Añelo, Neuquén, y donde se declararon en estado de “alerta y movilización”.