Frente Sindical y las CTA realizaron un paro nacional

198

El Frente Sindical y las CTA realizaron una jornada de cese de actividades y movilización ocasionando cortes e interrupciones de tránsito en puntos clave de la Ciudad de Buenos Aires. Mientras tanto, los servicios, tanto públicos como privados, se paralizaron a lo largo del país.

No obstante, según adelantó el Ministerio de Transporte, el impacto de la medida no llega a ser del 100%. A primera hora de la mañana, trabajadores afines al paro iniciaron un corte en el Puente La Noria como parte de las actividades programadas para esta jornada de protesta.

De hecho, pese a que en el lugar se encontraron efectivos de la Policía y Gendarmería, los manifestantes concretaron la interrupción del tránsito en uno de los accesos a la Ciudad. Por otro lado, se reportaron cortes en Puente Pueyrredón, en Crovara y General Paz y en la autopista Panamericana.

Asimismo, con motivo de la movilización a Plaza de Mayo, se reportaron más complicaciones en el tránsito, cuando las organizaciones sociales y sindicales comenzaron a concentrarse en la intersección de 9 de Julio y Corrientes.

Vea también: Marijuan exigió a Ramos Padilla deje de investigar “Operación Natacha Jaitt”

Servicios públicos se afectaron por la medida de fuerza, informó el Frente Sindical y las CTA

El acto central que se programó, contó con el apoyo del Frente de Izquierda, quienes también encabezaron una manifestación a la plaza. Mientras tanto, desde el Ministerio de transporte advirtieron que en materia de trenes, los servicios funcionaron según los horarios programados y habituales.

Además, en materia de colectivos, solo 80 líneas de un total de 380 son las que se adhirieron al cese de actividades, es decir, que solo se afectó el 20% del sistema. En el caso de los aeropuertos, fuentes del ministerio explicaron que se afectaron un total de 80 mil pasajeros y 618 vuelos afectados, siendo 20 mil de ellos solo de Aerolíneas Argentinas.

Aún así, los servicios que se vincularon a la medida son las escuelas privadas y públicas junto a las universidades, el transporte de mercancías y recolección de basura, hospitales públicos, los bancos, la administración estatal, la industria metalmecánica y en materia de transporte, los subtes en su totalidad, los colectivos y los vuelos.

Aunque a la medida de fuerza se adhirieron más de 80 regionales de la CGT y decenas de entidades gremiales, la convocatoria tuvo un alcance dispar ya que varios sindicatos del transporte público decidieron continuar con el funcionamiento de forma habitual.