Festejamos la semana de la lactancia materna

273

Continuamos celebrando la semana mundial de la lactancia materna, actividad que cuenta con el apoyo de más de 170 países del mundo y que pretende fomentar el acto de amamantar a los bebés desde su nacimiento, como parte de un proceso natural entre madre e hijo (a), mientras aporta a los más pequeños todos los nutrientes que necesitan para su buen crecimiento físico y mental.

Este evento posee el aval de organismos internacionales de peso, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), que desde los años noventa decretaron el festejo de estas fechas con el fin de “promover, proteger y respaldar la lactancia materna”.

​“Consideramos que la lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrimentos que requiere. La recomendamos como modo exclusivo de alimentación durante los seis primeros meses de vida. Luego, a partir de ahí se invita a seguir con la lactancia materna hasta los 2 años, como mínimo, complementándola adecuadamente con otros alimentos inocuos”, dijeron voceros de ambas instituciones.

Respecto a los casos por malnutrición que pueden observarse en varias partes del globo, la OMS explicó que tal situación ocurre en más de un 35% justo en el primer año de vida de los recién nacidos, relacionado además por prácticas alimentarias inadecuadas.

“Por tal motivo mantenemos como actividades permanentes la producción de información técnica fundamentada y basada en evidencias; la elaboración de directrices y materiales para cursos de asesoramiento; la oferta de orientaciones para proteger y fomentar la alimentación del lactante en las políticas, los servicios de salud y la comunidad; la definición de indicadores adecuados y el mantenimiento de un banco de datos mundial sobre la alimentación del lactante y del niño pequeño”, expresaron.

Datos sobre la lactancia materna

  1. Debe ser exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé, y como complemento por otros dos años más. Así se logran salvar casi un millón de vidas, de acuerdo a los datos estadísticos.
  2. Aporta todos los nutrientes para su sano y pleno desarrollo, con anticuerpos que lo protegen de diversas enfermedades comunes a su edad: Diarrea y neumonía.
  3. Funciona como método natural de control de natalidad, pero no totalmente seguro. También reduce el posible desarrollo de cáncer de mama y ovario en las madres.
  4. Quienes fueron amamantados de jóvenes tienen menos posibilidad de desarrollar diabetes 2, obesidad o sobrepeso en su etapa adulta.
  5. Una vez que la madre se reincorpora a su trabajo habitual, se debe facilitar las condiciones para que continúe dándole pecho a su infante, sin mayores inconvenientes.
  6. No debe limitarse luego de iniciada la segunda etapa de alimentación para los niños de más de seis meses de edad. Debe administrarse sea con una cuchara o taza, pero no usando biberones, y manteniendo por supuesto todas las garantías de higiene.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *