Fernando Iglesias presentó un proyecto a la Cámara

55

Después de considerar que América Latina se encuentra actualmente dividida por las diferencias entre los países de la región en torno al Gobierno de Nicolás Maduro, diputados nacionales del PRO, entre ellos Fernando Iglesias, presentaron un proyecto de resolución a la Cámara.

Allí, solicitaron a Felipe Solá que aclare cuál la posición de la Cancillería Argentina ante la violación de los derechos humanos (DD.HH.) en Venezuela.

De igual forma, interpelan a que el ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto explique qué pasos llevará a cabo en la denuncia ante la Corte Penal Internacional.

Asimismo, estos interrogantes se explayan en el documento que presentó a partir de tres ítems, acorde al artículo 71 de la Constitución Nacional y al 204 del reglamento del Senado.

En el primero, se pregunta cuál fue la indicación por parte de la Cancillería que recibió el representante argentino ante la Organización de Estados Americanos, Carlos Raimundi, para la reunión del 29 de septiembre.

En este encuentro, manifestó su oposición al informe sobre las violaciones de los DD.HH. en Venezuela, que posteriormente respaldó el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero.

Vea también: Felipe Solá habló sobre la situación de los Derechos Humanos en Venezuela

Proyecto que presentó Fernando Iglesias acusa a la Cancillería de ambigua

En el proyecto se interroga respecto de la indicación por parte de la Cancillería que recibió el embajador ante la Organización de las Naciones Unidas, Federico Villegas Beltrán, para la reunión del 6 de octubre del Consejo de DD.HH.

En ella Argentina pasó a condenar dichas violaciones de DD.HH. en la República Bolivariana de Venezuela. En tanto, se acusa una evidente contradicción en las posturas que se mencionaron con anterioridad.

“¿Cuál es la posición oficial de la República Argentina sobre las violaciones a los Derechos Humanos en Venezuela señaladas en el informe Bachelet?”. Dicho informe se elaboró a fines de adoptar medidas específicas para detener y remediar las graves vulneraciones de derechos económicos, sociales, civiles, políticos y culturales en aquel país.