Felipe Solá denunció que existe persecución a dirigentes de la región

139

En una lectura crítica del mapa político en Latinoamérica, el canciller Felipe Solá sostuvo que existe un lawfare en la región contra expresidentes. Además, hizo alusión especialmente a las situaciones del boliviano Evo Morales y el ecuatoriano Rafael Correa.

Estos líderes a causa de fallos judiciales no podrán presentarse como candidatos en las elecciones de sus respectivos países. Ante este panorama señaló que hay una persecución judicial.

“Sigue vigente en lawfare en la región. Hay una persecución por el lado judicial. Conozco más a fondo el caso Bolivia, pero en el caso de Ecuador, aunque no puedo entrar al fondo de las razones y hechos desde el lejos, creo que prevalece la idea de Correa como líder antes de Correa como acusado”.

Asimismo, el máximo representante de la diplomacia argentina dijo que en lo que refiere a las próximas elecciones en Bolivia el Estado va a permitir el voto de todos los bolivianos que viven en Argentina tal como señalan las normas vigentes.

Que voten bajo la responsabilidad de las autoridades de Bolivia, y que sepan que nosotros haremos todo a nuestro alcance para que funcione la democracia para los bolivianos que viven en Argentina”.

Vea también: Waldo Wolff cargó contra Jorge D’Onofrio

Felipe Solá sostuvo que no reconoce al gobierno de Bolivia, solo mantiene relaciones consulares

Solá remarcó que la forma a la que se refieren las actuales autoridades bolivianas al gobierno anterior de Morales no es compartida para nada por la Casa Rosada.

“No reconocemos al gobierno actual. Solo mantenemos relaciones consulares porque hay mucha población de ida y vuelta, sobre todo bolivianos en la Argentina, y no queremos perjudicarlos a ellos”.

Por otra parte, se refirió a la polémica por la elección del nuevo presidente del BID (Banco Interamericano de Desarrollo). En esta la Argentina se opone al candidato que impulsa la gestión estadounidense de Donald Trump, Mauricio Claver-Carone.

Se dice que va a ser capitalizado por Estados Unidos, y que una de sus funciones centrales será darle batalla a la influencia china en América Latina, y esa no es la función del BID”.

De igual forma, Solá adelantó que el Gobierno buscará profundizar las relaciones con China, en la búsqueda de inversiones y aumentar nuestras exportaciones al gigante asiático.

“Si se puede estaremos en noviembre en Shanghai. Somos invitados especiales de honor como país a una inmensa exposición de exportadores, donde nos encontraríamos con los compradores chinos. Iríamos con empresarios nacionales”.