Fármacos para el cáncer restauran color de cabello en pacientes

391

Un estudio realizado por científicos españoles, reveló que un efecto secundario del consumo de nuevos fármacos de inmunoterapia para pacientes con cáncer, era la recuperación del color de cabello que tenían en su juventud.

El “look” en la cabellera de los pacientes pasó de ser de un color gris -por la abundante presencia de canas- a marrón oscuro o incluso negro. Este resultado fue sorpresivo para los investigadores, pues uno de los efectos secundarios más comunes de quienes están en tratamiento de quimioterapia es la caída del cabello y no el rejuvenecimiento del mismo.

Del grupo de pacientes en estudio, unos 52 que padecen cáncer de pulmón, al menos 14 pudieron recuperar el color del cabello que tenían de jóvenes. Noelia Rivera, dermatóloga de la Universidad Autónoma de Barcelona y coautora del estudio, mencionó que este evento fue “totalmente inesperado”.

“Cuando tuvimos el primer paciente con esa transformación, creímos que se trataba de un caso aislado. Hasta ahora no hemos logrado descubrir qué mecanismo da lugar a este cambio”, expresó Rivera.

El equipo concluyó, tras conocer los resultados, que los fármacos Keytruda, Opdivo y Tecentriq propiciaron el cambio en quienes los consumieron. Hubo varias personas a quienes no se les pudo constatar alguna transformación, por cuanto no tenían canas al momento de comenzar el estudio, mientras que en otros no surgieron cambios en su aspecto.

“Los pacientes nos explican que es el color que tenían de jóvenes, pero como la mayoría de nuestra población (En España) tiene el pelo de color marrón oscuro o negro y no tenemos gente rubia en el estudio, no podemos decir con absoluta seguridad de que no se trate de un oscurecimiento inespecífico”, dijo Rivera.

Respecto al cambio de coloración, destacó que de descubrirse el mecanismo que la origina, podría desarrollarse un fármaco para tratamiento de las canas. Pero, los medicamentos que usaron los pacientes con cáncer no pueden ofrecerse a personas sanas pues les generarían ciertos efectos colaterales.

“Se podría buscar alguna otra molécula o alguna vía de administración con esta diana para desarrollar un fármaco más seguro con la intención de aminorar las canas”, concluyó la dermatóloga.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *