Evitá comprar pescado en mal estado en Semana Santa con estos consejos

272

Existen una serie de recomendaciones esenciales, para evitar gastar dinero y hasta enfermar, al adquirir pescado en mal estado durante la Semana Santa.  Destaca que este producto debe consumirse con la mayor frescura posible al ser tan natural, sus niveles de salubridad pueden alterarse con facilidad. Por ello, es necesario conocer, las estrategias para comprar la mejor pieza y evitar su rápida descomposición.

En la Nación, autoridades sanitarias estarán desplegadas realizando los respectivos controles sanitarios en los locales comerciales y pescaderías que expenden este rubro. La Dirección de Inspecciones Municipales en el área de Bromatología, será la encargada de supervisar las preparaciones que se realizan en lugares públicos en los que se preparan alimentos con productos del mar.

Los pescados pueden descomponerse con facilidad

Los frutos del mar, son los preferidos durante la Semana Santa, por ello, es necesario, conocer de qué forma comprar los productos más sanos y frescos para su familia. En el lugar de compra, debe verificar que los pescados y mariscos se encuentren en abundante hielo. Al ser tan sensible a la descomposición, se recomienda, adquirir el pescado y los mariscos, a última hora, tras haber realizado todas sus compras, juntos cuando vaya a casa, y pueda refrigerarlo rápidamente, evitando tenerlo mucho tiempo dentro del coche o en empaques plásticos que puedan dañarlo debido al cambio de temperatura.

Elija comprar en establecimientos que mantengan una higiene adecuada, en el caso de consumirlos, sólo debe hacerlo en restaurantes, locales ya sea en la playa, que cuenten con los permisos para manipular y preparar este tipo de alimentos. Al comprar camarones y langostinos, debe asegurarse que los mismos no presenten manchas

negras o un olor desagradable, deben permanecer enteros, si se desprenden con facilidad, eso es una señal, de su nivel de descomposición.  Calamares deben poseer una piel lisa y suave, mejllones deben permanecer cerrados. Sus ojos deben verse brillantes, vivos y no resecos o apagados. Al tacto, deben poseer una musculatura elástica y fuerte.

Tras efectuar la selección de los pescados, debe llevar las piezas directo a la refrigeración. En casa, no deben permanecer más de 1 o 2 días en la heladera, en el freezer, pueden conservarse perfectamente durante tres meses.  Una vez descongelados, deben prepararse de inmediato y consumirlos de una vez, prefiera que se encuentren bien cocidos, sobre todo si serán consumidos por adultos mayores, niños y embarazadas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *