El Polaco realizó fuerte declaraciones sobre su vida

357

El Polaco es uno de los grandes referentes de la movida tropical, pero gracias a su participación en el Bailando por un sueño, su nombre se dio a conocer en toda la Argentina.

A esto se sumó su casamiento con Silvina Luna, una de las mujeres más bellas y deseadas de nuestro país. Sin embargo, la vida del joven no fue nada fácil, y de eso, precisamente, habló en el programa de Verónica Lozano que se emite por Telefe.

“Hace un mes empecé a hacer terapia. Nunca había hecho. Otras veces vi psicólogos, pero es como que hay que pegar onda, tiene que ser una relación. Y la mejor con este psicólogo, pegué onda y llevo un mes, estoy yendo dos veces por semana. Me gustó y me está haciendo bien”, comenzó reconociendo el joven.

Asimismo, el cantante luego habló de lo que piensan sus padres sobre esta nueva etapa de su vida. “En mi familia son muy cristianos, y hay mucha gente que piensa que con el tema de la Iglesia uno ya se cura al ciento por ciento”, aseguró el músico.

“Es un tema que hablé con mi vieja. Porque los médicos también existen gracias a Dios. Más allá de acompañarlo con la fuerza de voluntad y querer meterse dentro de uno, más la ayuda espiritual, que haya un psicólogo está bueno”, agregó.

Vea también: Karina “La Princesita” hizo una confesión inesperada

“Hay que buscar la forma de cambiar y reparar de a poco”

Cuando Lozano le preguntó sobre los errores cometidos, el ex marido de SIlvina Luna no dudó en responder. “La vida hay que vivirla y si uno se mandó macanas, tuvo una infancia jodida o no tuvo un ejemplo de vida, hay que buscar la forma de cambiar y reparar de a poco, más que pedir perdón”, reconoció.

“Perdón es una palabra. Es todo un día a día y tratar de hacer las cosas de corazón”, añadió el referente de la movida tropical. En ese momento, Verónica le preguntó si le pidió perdón a Karina “La princesita”, madre de su hija Sol.

“Muchas veces le pedí perdón, porque yo era muy chico. Pero a veces el perdón o la disculpa no alcanzan. El tema es ponerse en el lugar de la otra persona, sentir un poquito las caga*** que me mandé, o sentirme un poco ella (Karina) en ese momento y tratar de reparar (los errores que cometí)”, reflexionó, visiblemente conmovido, el cantante.

Posteriormente, fue todavía más sincero. “Acá estoy, teniendo mi corazón para lo que sea. Ojo, no es excusa que haya sido chico, pero es lo que siento. Cuando tenía 19 años era un nene y creo que recién empecé a madurar, a darle importancia a las cosas a los 26 años, antes me chupaba un…”, aseguró el músico.