El emprendimiento como herramienta de vida

268

¿Quién no ha escuchado hoy en día sobre el término emprendimiento?. Desde nuestra llegada al universo, hemos podido estar en contacto con esta palabra, sólo que no le hemos dado el uso que ella implica para conseguir lo que requerimos como individuos y sociedad.

El emprendimiento, del francés “entrepreneur”, es como su nombre lo indica: Ser pioneros y capaces de realizar lo humanamente posible para alcanzar un objetivo trazado, una meta clara, o un fin a corto y largo plazo.

En muchas conferencias empresariales, gerenciales o de superación personal, se ha hecho recurrente el concepto sobre “ser y actuar como un verdadero emprendedor”, el problema es que no todas las personas entienden lo que eso significa en realidad.

Entonces, ¿Qué se necesita para surgir como uno de los mejores emprendedores de nuestros tiempos? En principio, adoptar una nueva actitud ante el reto que cada quien tenga de frente, sea en lo social, político u económico, por nombrar algunos.

Segundo, entender cuáles son sus aptitudes reales pues estas los ayudarán a impulsar los proyectos o propuestas que puedan acercarlos hacia su destino, su meta personal o grupal.

Así, el emprendimiento va ganando terreno en lo que conocemos como mundo, y debido a muchos factores. Por ejemplo, las fallas de las gestiones gubernamentales que vemos en muchos países, han influido en el aumento del desempleo.

Esto podría generar un fuerte desánimo o depresión en los ciudadanos, sin embargo, ante la crisis han surgido personas que dijeron a sí mismas: “Tengo lo necesario para convertirme en un exitoso empresario, así que generaré mis propios recursos y un negocio propio para no depender nunca más como asalariado”.

Esa es -en teoría- la idea sobre ser un “emprendedor”: Poder crear una unidad propia y productiva. Algo así como revela la frase “si lo pienso, puedo crearlo y ejecutarlo”. Una vez que la gran mayoría de los gobiernos e importantes empresas entendieron la importancia y beneficios del emprendimiento, han colaborado con la ejecución de charlas y campañas que la apoyan como una “nueva filosofía de vida”.

Un experto del tema concluyó en que el emprendimiento “es el mejor camino para crecer económicamente, para ser independientes, y tener una calidad de vida acorde a sus expectativas, lo cual implica desarrollar una cultura encaminada a vencer la resistencia de algunas personas a dejar de ser dependientes”.

Conclusiones

  • Algo bueno: A medida en que avanzamos, existirán más emprendedores con gran experiencia para entender y adaptarse a problemas o situaciones comunes, relacionados en cómo funciona nuestro mundo.
  • Algo malo: No todo el que trabaje por cuenta propia se debe catalogar como “emprendedor”, así como tampoco son merecedores a recibir beneficios por ese seudo-reconocimiento.
  • Reto potencial: Es necesario saber cuáles son los emprendedores más capaces que tenemos en la actualidad, de forma tal que se logre incentivar su desarrollo, y crear las condiciones idóneas para el cumplimiento de los proyectos o propuestas comunes que manejen a la fecha.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *