manoseo a alumna

Durante el recreo, un profesor encerró a alumna en el aula y la manoseó

535

“Quedate tranquila que nadie se va a enterar”, le repetía el incalificable docente de la asignatura Economía. El relato de la madre de la víctima

El aberrante hecho sucedió en el Instituto Nuestra Señora de la Paz, ubicado en el barrio porteño de Lugano. Las menores tienen 16 años y la madre de una de las víctimas relató el calvario que le tocó vivir a su hija.

“Me di cuenta que pasaba algo en el colegio. Al instante me manda un audio que nunca terminé de escuchar, porque salí corriendo para la escuela, cuenta la madre

A llegar, la madre de Sofía encontró a su hija llorando, rodeada de sus amigas y con cara pálida. Al no poder hablar, por los nervios, sus compañeras le dijeron que “el profesor de economía la había encerrado en un aula y la había querido tocar”.

Me plantearon que Sofía tuvo un episodio, que la habían escuchado, pero ahora tenían que escuchar al profesor porque quizás hubo un malentendido”, dijo la mamá, casi estupefacta, ya que “nada, pero nada, justificaba que haya encerrado y tocado a mi hija”, indicó.

Según el relato de la menor, ella venía del recreo: A eso de las 15.10, una de sus amigas entra al aula donde este profesor tenía que dar clase, él les dijo si no querían pasar pero ellas le dicen que no porque no era el aula de ellas, relata la mujer.

Y agrega: “En ese instante, el profesor se acerca a Sofía y la empieza a tocar y refregar el brazo diciéndole que pase, que nadie se iba a enterar. Este profesor la había metido en el aula a la fuerza, agarrándole los brazos, y le dijo ‘quédate acá que si sabe que estás acá va a volver, cuenta la madre.

Sofía entró a buscar a su amiga, se metió al aula y el profesor le cerró la puerta. “No las dejaba salir y les decía ‘quédense tranquilas que nadie se va a enterar, chicas”.”Queremos salir, tenemos clase’, le respondían las chicas”.

Finalmente, el profesor abrió la puerta para dejar salir a las chicas, pero solo dejó salir a la amiga, dejándola a ella encerrada con él. “La amiga, desde afuera, golpeaba la puerta pidiéndole que la deje salir a Sofía, entonces cedió” comenta la madre.

Según la escuela, el profesor tiene 48 horas para hacer su descargo.

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *