Dieta cetogénica puede causar diabetes

385

Aunque ha demostrado ser eficaz para perder peso, la dieta cetogénica incrementa el riesgo de padecer diabetes tipo 2. De modo que los especialistas recomiendan asesorarse con nutricionistas para evitar poner en riesgo su salud.

La presión social de tener cuerpos delgados y perfectos puede traer problemas mayores. Expertos revelan ciertas investigaciones sobre los efectos de algunas dietas famosas. De modo que la obsesión por perder peso, puede desencadenar una grave patología como lo es la diabetes.

La dieta cetogénica se caracteriza por ser baja en carbohidratos y elevada en grasas. Por lo general quienes la han aplicado, manifiestan haber perdido esos kilos de más.

Altera función hepática

Resalta que esta dieta en cuestión involucra una serie de estrictos hábitos. Por lo general las personas que poseen exceso de peso, tienen un estilo de vida muy particular que deben cambiar. Son estos pacientes quienes poseen un riesgo mayor de desarrollar diabetes tipo 2. Esto a  pocos meses de haber iniciado este régimen para perder peso.

Tales conclusiones fueron dadas a conocer en The Journal of Physiology, donde ponen en duda si son realmente saludables. La efectividad de una dieta no es lo que más importa a los nutricionistas sino los efectos que esto puede generar en la salud.

Con relación a la dieta cetogénica, los especialistas  que la eliminación total del azúcar es nocivo. Esto produce algún tipo de efecto en la insulina, la cual se encarga de controlar los niveles de azúcar en la sangre. Al no desarrollarse esta función del hígado, puede producirse la tan temida diabetes.

El estudio dirigido por el médico Christian Wolfrumm y efectuado con ratones, sirvió para avalar tal hipótesis. Los ratones fueron divididos en dos grupos, una parte fue alimentada con la dieta cetogénica y otros de forma diferente.

Observaron que aquellos con alimentación tradicional presentaron mayor resistencia a la insulina. Aquellos con la dieta cetogénica vieron afectada su resistencia a la insulina.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *