Descubra las impactantes consecuencias que genera dejar el alcohol

443

Desde la reducción de peso y disminución de niveles de presión arterial pueden apreciarse al mes de dejar el alcohol. Tales revelaciones fueron dadas a conocer a través de un interesante estudio.

Dicho estudio fue emprendido por especialistas de la University College London. El objetivo central era evaluar los cambios en los factores de riesgo metabólico y en los factores que estimulan el crecimiento del cáncer que se asocian con la abstinencia a corto plazo del alcohol.

Los investigadores Gautam Mehta, Stewart Macdonald y Alexandra Cronberg, líderes de este proyecto, destacan que el alcohol es una de las principales causas de discapacidad y potencia otras enfermedades.

Los resultados obtenidos causaron, sorpresa, ya que en un corto tiempo, pudieron apreciar grandes cambios. Destaca el impacto que produjo la abstinencia en los sujetos de prueba. Especialistas señalan que el cuerpo empieza a manifestar una mejoría considerable, por lo que Aquellos que renuncian al alcohol, mejoran su calidad de vida. Vale resaltar que este estudio, contó con personas sanas, que consumían alcohol de forma moderada.

Tras de dejar de beber, se comenzaron a  notar cambios en su peso corporal, mostrando además reducciones en la presión arterial y el colesterol, así mismo, y tal vez, una de las conclusiones más importantes, es que expertos observaron la disminución en la circulación de concentraciones de factores que estimulan el crecimiento del cáncer.

Vale resaltar que a estas conclusiones, se les suman los resultados de un estudio independiente que señala la vinculación entre el consumo de alcohol y el cáncer, afirmando que esto incrementa el riesgo de padecer diabetes tipo 2, hígado graso y otras enfermedades metabólicas.

Estas conclusiones no son nuevas, dado que la Organización Mundial de la Salud, hace años, emitió un informe en el que evidencian que la enfermedad del cáncer puede originarse por consumo de alcohol en la cavidad oral, faringe, laringe, esófago, pecho y colorrectal.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *