Departamentos de 18 mts2?… Imposible, pero ya están aquí

306

¿Qué impulsa a alguien a trasladarse de un clásico monoambiente, de aproximadamente unos 35 mts2, a un microdepartamento con superficie de unos 18 mts2?. Podría ser tal vez los actuales costos que no permiten a la gran mayoría conseguir la casa soñada a un módico precio, o si de pronto hablamos de algunos estudiantes y/o personas que les guste vivir solas, esa sería una buena opción a compra pues esos espacios no requieren de tantos muebles o equipamientos innecesarios.

Y es que tal tendencia -algo minimalista- llegó finalmente a la ciudad de Buenos Aires, donde bien podría mantenerse durante mucho tiempo, sólo que para la fecha se vende bajo la concepción de “estudios profesionales básicos”, en parte porque no posee un estatus real de viviendas debido a que el código de edificación actual no lo permite. Sin embargo, esos pequeños, delicados y atractivos espacios vienen equipados con muebles empotrados, diseñados a la medida de su funcionabilidad.

Muchos podrían decir: Jamás viviría en una cajita de fosforos como esa (una reacción muy natural), no obstante el siguiente dato estadístico que maneja la empresa Predial sin dudas los sorprenderá, porque para la fecha han vendido más de 500 de esos llamados microdepartamentos, en aproximadamente 14 edificios que construyen en barrios porteños como Almagro, Monserrat, Paternal, Balvanera y Flores, lo cual se traduce en un incremento a futuro de esa atípica tendencia inmobiliaria.

Y si hablamos de costos, en el caso de los edificios Predial, tenemos que las unidades inician con unos 50 mil dólares -2500 dólares por mt2- a la vez que poseen un financiamiento de hasta 120 cuotas, permitiéndoles a estudiantes y/o personas de recursos limitados, tener la posibilidad de adquirir un espacio propio sin necesidad de endeudarse para conseguirlo.

Indiscutiblemente este tema resulta un poco controversial, porque para aquellos que valoran su espacio propio y que no les importa lo reducido que sea, un microdepartamento les funcionaría con su estilo de vida, en cambio otros ven esa “proliferación” de diminutos departamentos como una carta abierta al alza en la especulación de dichos inmuebles, caso de algunos desarrolladores consultados que prefirieron mantenerse el anonimato.

Pero como dice el refrán, en la variedad está el gusto y sin duda eso aplica para este tema. Lo cierto es que no se puede satanizar la creación de dichas viviendas que ya muchos consideran como una forma genial de compensar los problemas para adquisición de domicilios en Argentina. Y mientras esa lamentable situación persista, queda disfrutar y acostumbrarse a la idea de que no siempre un lugar grande o muy amplio es la única opción viable para tener una vida plena y felíz.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *