Cristina Kirchner

Cristina Kirchner pidió ir a juicio oral en la causa por obra pública

538

Cristina Kirchner es acusada de haber beneficiado a Lázaro Báez. La expresidenta cree que allí podrá defenderse mejor

Cristina Kirchner pidió ir a juicio oral en la causa donde se la acusó de ser jefa de una asociación ilícita y de haber defraudado al Estado al no velar por sus intereses y favorecer “al amigo presidencial”, es decir a Lázaro Báez, quien recibió 52 contratos de obra pública vial por $ 46.000 millones durante los gobiernos kirchneristas. En un breve escrito que presentó ayer su abogado, Carlos Beraldi, no se opuso a ir a juicio y señaló que allí se defenderá “de un trámite tan alejado de la verdad”.

La imagen del juicio que se avizora cada vez más cercano, mostrará al Tribunal Oral Federal frente a veinte personas procesas en esta causa. Todos acusados de ser partícipes de una misma maniobra, con diversas responsabilidades, que tuvo un único fin para los fiscales: “Convertir al amigo presidencial en el principal empresario de la obra pública en Santa Cruz”.

Después que los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques solicitaron al juez Julián Ercolini que eleve a juicio oral que investiga el direccionamiento de la obra pública a favor de Lázaro Báez, se procedió a correr vista a las partes para que se opongan o no a que la investigación llegue a dicha instancia.

En un escrito de tres páginas, el abogado de Cristina Kirchner manifestó que no se oponen, en parte porque “la instancia oral ya se encuentra definida”. De todos modos, consideró que el requerimiento de los fiscales y las querellas (Oficina Anticorrupción y Unidad de Información Financiera), “encierran y consolidan aún más todos los vicios y arbitrariedades que fueron puntualizados por mi parte a través de las presentaciones”, que se hicieron en la causa.

Para los fiscales, se instauró una “maniobra de corrupción desde el gobierno y organismos estatales vinculados a la obra pública, con quienes ” se montó una organización criminal” para la “sustracción de fondos públicos a través de la asignación discrecional de prácticamente el 80% de las obras viales a favor de Lázaro Báez”. Fueron 52 contratos por más de 46 mil millones de pesos.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *