Cristina Kirchner cargó contra todos en el Congreso

304

Después de permanecer varios meses en silencio y de evitar actos públicos, Cristina Kirchner estalló en el Senado durante la sesión preparatoria de la Cámara alta.

La expresidenta sugirió que la embajada de Estados Unidos sería la responsable de algunas maniobras conectadas a la causa de los cuadernos, la cual la ubica como principal protagonista de la investigación, por lo cual pidió la intervención de la Corte Suprema.

En un discurso que realizó por algo más de 10 minutos, la ex jefa de Estado esbozó una fuerte argumentación contra la Justicia y sembró algunas dudas sobre los procesos que se suceden en su contra.

“Debo confesarles a usted y a todos los colegas que el hecho de que yo plantee una cuestión de privilegio, me hace sentir como medio estúpida, (…) pero esta senadora de la nación, ex presidenta de la República, dos veces elegida por el voto popular, no tiene privilegios, ni siquiera tiene los derechos y las garantías que tiene cualquier ciudadano común en este país”.

Vea también: Alberto Fernández declaró sobre el fallo contra Marcelo D’Alessio

“Funcionarios públicos se dedicaron a extorsionar gente”, afirmó Cristina Kirchner

“Muchas veces, en este cuerpo, hemos hablado del lawfair. Pero siempre sonaba como algo lejano, doctrinario. Hablábamos de la articulación entre el poder político, el Poder Judicial y el poder mediático, para dejar afuera a los opositores o a los movimientos populares”, expresó.

“Pero la verdad es que, en la Argentina, siempre tenemos una capacidad para ir un poquito más allá de lo que hay en otras partes”, manifestó la exmandataria.

“Conocíamos el Lava Jato, pero en la Argentina le agregaron algo más. Además de armar operaciones políticas para dejar afuera a los dirigentes de la oposición, de la oposición en serio, de los que nos oponemos a este modelo de entrega, saqueo y hambre; porque el resto es cartón pintado”, resaltó la senadora.

Al mismo tiempo aseguró que esa figura “fue recreada” para “estigmatizar a dirigentes políticos opositores” mientras que “los funcionarios judiciales se dedicaron a hacer negocios y extorsionar a la gente”.

Para finalizar, la senadora dijo: “Realmente no tengo demasiadas esperanzas en esta cuestión de privilegio, pero, eso sí, como legisladora de la nación siento la responsabilidad de estar sentada en esta banca no para cobrar un sueldo ni para calentarla, lo que no me interesa, sino para decir lo que está pasando en la República Argentina”.