Cristina Fernández de Kirchner mantiene su popularidad

717

La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, mantiene una popularidad del 30%. Esto desde que dejó el poder, a pesar de los escándalos de los cuadernos por las causas judiciales en las que se le acusa de corrupción.

Aproximadamente, tres años después de dejar de gobernar, la valoración positiva de la exmandataria se mantiene inamovible. Ello demuestra que tiene un electorado fiel que votaría por ella en las elecciones presidenciales de 2019, en caso que se postulara.

Sus partidarios consideran que los dos gobiernos de Fernández de Kirchner (2007-2015), y el de su fallecido marido, Néstor Kirchner (2003-2007), fueron los mejores de la historia argentina porque concedieron múltiples derechos sociales y defendieron los derechos humanos.

No obstante, la imagen negativa en contra de la expresidenta también es consistente. Hay un estable 30% de ciudadanos que nunca la votaría y que considera que el kirchnerismo dirigió los gobiernos más corruptos en los últimos tiempos.

Vea también: Diputados Continuaron Con Discusión Del Presupuesto 2019

Cristina Fernández de Kirchner es la principal opositora de Macri

Las encuestas que se publicaron en las últimas semanas confirmaron estas tendencias que consolidan a Fernández de Kirchner como la principal líder opositora al Gobierno de Mauricio Macri, con quien podría enfrentarse el próximo año en las urnas electorales,  ya que el mandatario buscará la reelección.

Estos hechos ponen en aprietos al peronismo, el movimiento político fundado por el tres veces presidente, Juan Domingo Perón, dividido en diversas corrientes puesto que hoy intenta unificarse para poder hacer frente al macrismo en 2019.

De hecho, la principal discusión entre los dirigentes peronistas es la inserción o no de Fernández de Kirchner. Ello se debe a que unos consideran concluida su carrera política y otros asumen que sus votos son necesarios para pensar en un posible triunfo en las próximas presidenciales. En tanto se perfila el escenario electoral, la actual senadora visita de manera recurrente los tribunales, ya que enfrenta una serie de causas en las que se le acusa de lavado de dinero.