Conoce los mitos más populares sobre las enfermedades de transmisión sexual

Conoce los mitos sobre las enfermedades de transmisión sexual

364

Hay muchos mitos en Internet acerca de las infecciones o enfermedades de transmisión sexual, de los cuales no siempre debes fiarte. Sin embargo, es importante estar consciente para entender que cualquier persona que note que algo no anda bien o algún síntoma debe hacerse un chequeo lo antes posible en la clínica más cercana para evitar problemas o consecuencias mayores.

Hay que acabar con la vergüenza que sienten algunas personas tan solo con la idea de hablar del tema, ya que no hay razón para estar nervioso y evitar hablar del tema, al contrario, hay que hablarlo, consultarlo, aprenderlo e identificar cuándo es un mito y cuando es una realidad.

Entre los mitos más famosos están los siguientes:

  • Es posible contraer clamidia a través del asiente del inodoro

Falso. La clamidia es una infección bacteriana que se transmite mediante las relaciones sexuales sin protección o por el contacto con fluidos sexuales.

  • Te puedes infectar de una enfermedad de transmisión sexual por compartir una cama o toalla

Falso. La única que es posible de contagiarse de esta manera son los piojos púbicos, es decir, los parásitos que viven en el vello púbico, en las axilas e incluso en las cejas.

Lee también: Desarrollaron un condón que se autolubrica

  • Se puede prevenir una enfermedad de transmisión sexual tomando la píldora anticonceptiva

Falso. La manera de estar protegido contra las enfermedades de transmisión sexual es con el condón. La píldora anticonceptiva solamente funciona para regular periodos menstruales o para evitar embarazos.

  • Se puede tener una enfermedad de transmisión sexual en la garganta.

Verdadero. Esta vez si es cierto, se puede tener clamidia o gonorrea en la garganta y la mejor manera de evitarlo es usando el condón igualmente.

  • La manera de prevenirlo es usando siempre condón

Verdadero. Totalmente cierto, con esto es que se pueden prevenir las enfermedades de transmisión sexual.