Científicos afirman que resacas duran más de 24 horas

270

Aun cuando ya el alcohol haya salido del organismo, los efectos pueden prolongarse por muchas horas y causar desagradables y peligrosos efectos en la salud. Así los afirman un grupo de científicos quienes analizaron el tiempo de duración de una resaca.

Tras una noche de copas, levantarse al día siguiente puede ser algo difícil, entre los principales síntomas que enfrenta la persona que ingirió alcohol destaca el mareo, dolor de cabeza y de estómago, sed, falta de apetito o exceso de hambre.

Por lo general al dejar de sentir estos desagradables malestares, las personas piensan equivocadamente que la resacad ya ha salido de su sistema y resulta que esto no es para nada cierto.

De modo que no sentirse ebrio no significa que se haya dejado de estar bajo los efectos de los excesos del alcohol.

Afecta capacidad de concentración

Según un interesante estudio revelado en la revista Addiction, este metanálisis manifiesta que los efectos del alcohol pueden mantenerse en el cerebro por largas horas. Especialistas detallan que así ya haya salido todo rastro de alcohol del torrente sanguíneo, los efectos nocivos pueden persistir.

Estos químicos pueden permanecer y afectar la capacidad de memorización, atención, coordinación y hasta las habilidades para conducir y operar máquinas pesadas, aún al día siguiente.

La mayoría de las personas asumen que sólo conducir bajo los efectos del alcohol y los efectos son sólo transitorios, por ello sentir que ya se está en la normalidad no es suficiente.

Este grupo de investigadores se encargaron de efectuar el análisis de 19 estudios previos en los que participaron un total de cien mil individuos.

El estudio consistió en el análisis de las capacidades cognitivas y de pensamiento de las personas, el día después de haber bebido. Destaca que en mediciones, todos ellos poseían niveles de alcohol más bajos a 0,02%.

A través de pruebas de simulación y análisis específicos, se llegó a la conclusión de que hasta 24 horas después, pueden sentirse los efectos, afectando la memoria,  coordinación y diferentes habilidades, aún y cuando la personas que ingirió las copas de más, no sienta síntomas. Por ello recomiendan reducir la ingesta, o evitar trabajos pesados al día siguiente de una noche de alcohol.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *