Candelaria Tinelli confiesa su padecimiento de anorexia y bulimia

Candelaria Tinelli reveló que sufrió de anorexia por 12 años

37

En la víspera de su cumpleaños número 28, Candelaria Tinelli decidió confesar  su lucha contra la anorexia y la bulimia. La cantante padece estos desórdenes alimenticios desde los 15 años, y ahora quiere inspirar a otras jóvenes a buscar ayuda cuanto antes.

Candelaria Tinelli llamó a la reflexión con el conocimiento de que en los últimos años se convirtió en un rol a seguir para muchas adolescentes. Con sus tatuajes extremos, su particular street style y su actitud despojada, en cada nueva publicación, la hija de Marcelo Tinelli actúa como influencer para sus más de 3 millones de seguidores en las redes sociales.

Sensibilizada tal vez por la víspera de su cumpleaños, Candelaria Tinelli resolvió usar ese poder para una buena causa. “No quiero dar pena con esto. Quiero que abran los ojos todas. Anorexia y bulimia desde los 15 hasta los 27. Pesando 10 kilos menos que hoyCinco años sin menstruar. Caída extrema de pelo. Depresión y mal humor. No poder disfrutar de nada. Encerrarme sola. No ver gente. Ataques de pánico y fobia social”, enumeró.

Lee también: Inicia 16º edición de Felifa, Festival de Libros de Fotos y Afines

Consecuencias de este estilo de vida

Estos trastornos alimenticios dieron un giro a la vida de Candelaria Tinelli y la de su familia. “Perdí tantos momentos hermosos por esta enfermedad de m… que tomó mi vida por completo, que me pido disculpas a mí misma y a las personas que me rodean, que bien saben los malos momentos que les hice vivir”, expresó.

También dijo que su hermana Micaela y su papá fueron sus grandes aliados. “Mi familia me salvó”sentenció la cantante.

Dedicó el último párrafo a sus fanáticas más jóvenes, las más influenciables por la moda de los cuerpos fit en las redes. “No caigan en esto. Instagram muestra cosas irreales, cuerpos que no existen. No se c… la vida, en serio. Es demasiado hermosa. Y todas somos hermosas. Con unos kilos de más, de menos. La vida es así, un día uno puede estar más flaco, o verse peor. ¿Cuánta importancia hay que darle a esto? No a estos extremos enfermizos que pueden terminar mal”, pidió.